La borrasca del fin de semana provoca daños en los cultivos de plataneras de las islas

A falta de registrar en las próximas semanas las cantidades de este nuevo temporal, el sector acumula ya unas pérdidas de 6.104.013 de kilos de plátanos tras la borrasca ocurrida en enero

Durante los últimos 4 días las Islas Canarias se han visto afectadas por la borrasca que se desplazó desde el Atlántico Norte y cuyo centro pasó por Madeira y posteriormente hacia el Golfo de Cádiz. Los frentes asociados a esta depresión han dejado en las islas intensas lluvias acompañadas por vientos principalmente de componente Norte, aunque en algunos momentos oscilaron al Oeste.

Esta borrasca ha causado numerosas incidencias en el archipiélago, como desprendimientos, cierre de carreteras, caídas de árboles y del tendido eléctrico. Los efectos de la borrasca también han tenido consecuencias en los cultivos agrícolas y los productores plataneros están empezando a comunicar los daños sufridos por sus explotaciones.

Este domingo las velocidades de racha de viento registradas superaron los 115 Km/h en Agaete y los 70 Km/h en Las Palmas. En La Gomera se registraron vientos por encima de los 96 Km/h en el Alto de Igualero, mientras que en el Sur de Tenerife se superaron los 100 Km/h, en el Hierro los 90 Km/h y en La Palma los 70 Km/h.

Este temporal se ha producido apenas un mes después de la última borrasca, que entre los días 23 de diciembre y 8 de enero, afectó al oeste del Archipiélago trayendo aire del Sáhara y provocando episodios de calima prolongados acompañados de vientos, en ocasiones fuertes, que afectaron particularmente a las islas más occidentales.

Durante los últimos días se produjo además un fenómeno conocido como tempestad de ladera, en la que el viento provocó daños en las zonas norte y oeste de las islas causando pérdidas de cierta intensidad en la platanera.

Las pérdidas totales registradas por los técnicos de Agroseguro ascendieron a 6.104.013 Kg. La mayor pérdida absoluta se produjo en la isla de Tenerife, con 2.667.676 Kg perdidos en 965,40 Ha, de los que la mayor parte se situaban en el Sur de la isla con 1.765.032 Kg. La Gomera registró una mayor pérdida de producción en relación con su producción total, con 849.800 Kg perdidos distribuidos en 116,22 Ha. En La Palma las pérdidas se estimaron en 2.545.359 Kg distribuidos en 655,47 Ha. En el Hierro la producción perdida fue de 38.758 Kg en 56,38 Ha, y en Gran Canaria ascendió a 12.137 Kg.

A estas pérdidas contabilizadas hay que sumar el efecto que produce la combinación del viento con el frío de la estación, retrasando las pariciones y haciendo que la fruta que ya estaba a la vista no engorde a buen ritmo y no alcance los tamaños habituales.

Ante esta situación, desde ASPROCAN se recuerdan unas breves instrucciones elementales sobre la forma de proceder en caso de siniestro:

1.- Comunicar inmediatamente a su empaquetado en qué parcelas tiene daño, especialmente si han afectado a invernaderos.

2.- Dejar evidencia del daño. En especial se deben dejar sin manipular todas las plantas caídas, tanto madres como hijas, hasta la visita del perito tasador.

3.- En el caso de tener que realizar labores imprescindibles en la parcela, consultar a los técnicos de su Organización de Productores.

4.- El daño en las hojas resulta más evidente pasados unos días, por lo que la visita de los peritos puede demorarse el tiempo necesario para que la valoración sea más precisa.