El rodaje de Exodus se reanuda el día de Reyes Magos

La boda del Moisés de Scott se celebra en Pájara

04/01/2014

Las superproducciones de Hollywood no conocen de Reyes Magos. El rodaje del Éxodo de Ridley Scott se reanuda el próximo lunes, 6 de enero, tras el paréntesis de las fiestas navideñas en el barranco de Buen Paso (Pájara). La boda de Moisés es la escena más importante que queda por delante.

Buen Paso, a los pies de la presa de las Peñitas, espera a Moisés y al resto de la troupe de Ridley Scott para continuar el rodaje de El libro del Éxodo tras el paréntesis de las vacaciones de Navidad. El pueblo de Madián se ha recreado en piedra y palmas en el barranco llamado precisamente de los Judíos, que es el último escenario de grabación de la superproducción de la 20th Century Fox en Fuerteventura.


A partir de una casa típica de la arquitectura tradicional majorera de principios del siglo XX, carpinteros, maestros pedreros y otros profesionales levantado un grupo de chozas y corrales para animales del Egipto de hace 5.000 años. Desde antes de fin de año, tres agentes de seguridad privados velan para que nadie pase en coche hasta la parte baja de la presa. Los vehículos deben estacionarse en Buen Paso para luego seguir a pie.

Se incorpora maría valverde. Este Madián situado en el municipio de Pájara es el hogar de Moisés tras haberse exiliado del Egipto de Ramsés. Entre otras, Scott graba aquí, a partir del próximo lunes, 6 de enero, día de Reyes Magos, y hasta el día 12, la escena de la boda de Moisés (Christian Bale)  con Zipporah, a la que da vida María Valverde, la única actriz española del reparto. A la pareja principal la arropan unos 45 vecinos y familiares del salvador del pueblo hebreo, aparte de 100 ovejas, caballos, camellos y perros.


El equipo de trabajo del director de Gladiator en estos últimos días en Fuerteventura  consta de 250 personas, más 50 figurantes para un solo día de rodaje, que es precisamente el de la boda. Para acoger a unos y otros, actores y técnicos, la Fox ha montado un campamento de caravanas y camiones en Mézquez, muy cerca de la explotación de cabras del ganadero Lorenzo Hernández, que están estacionados también desde antes de la Navidad a la espera del inicio de la grabación.