La Audiencia Nacional juzga a un grupo musical que insultó al Rey en una canción

18/03/2012
ETIQUETAS:

 La Audiencia Nacional juzga el próximo jueves a los tres miembros del grupo musical "Ardor de estómago", a quienes la Fiscalía acusa de un delito de calumnias e injurias contra la Corona y para los que pide una multa de 1.800 euros por la letra de una canción sobre don Juan Carlos en la que le insultaron.

En el juicio, que celebrará el titular del Juzgado Central de lo Penal, José María Vázquez Honrubia, la fiscal Ana Noe sostendrá que Miguel García Granda, Ibai Rivas Arbinaga y Endika Berecibar Lacalle compusieron una canción, titulada "Una historia real", que en junio de 2010 se editó en un CD con ocasión de la IV Muestra de Música Jóven patrocinada por el Ayuntamiento de Segovia.

Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público, en la letra de esa canción se recogían expresiones como "quién mató a su propio hermano con una escopeta de caza, quién disparó en circunstancias raras, raras", "quién fue nombrado sucesor por un asqueroso dictador" o "quién está por encima de la ley y se las da de campechano".

La fiscal detalla que en la canción se llama "hijo puta" al Rey en reiteradas ocasiones y que los acusados también incluyeron la siguientes frases: "A quién le cubren las espaldas con los secretos de Estado" y "quién tiene lameculos pegados como lapas siguiéndole por todos lados".

La representante del Ministerio Fiscal señala en su escrito que un mes después de editar el disco, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, dictó un decreto el 11 de junio en el que acordaba, entre otras cosas, "retirar el uso público" del CD -del que se editaron 1.000 ejemplares- y pidió disculpas a la Casa del Rey.

Posteriormente, el alcalde aceptó la renuncia del concejal de Educación y Juventud y del coordinador municipal del área por la edición del disco con los siete grupos de rock participantes en la IV Muestra de Música Jóven celebrada en 2009.

Arahuetes envío un copia del CD al fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Segovia para que analizara el contenido de la letra de la canción, y éste lo remitió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que es el tribunal competente para investigar los delitos de injurias contra la Corona, castigado hasta con dos años de prisión.