La Asociación Solidaridad con el Pueblo Saharaui denuncia falta alimentos en los campos de refugiados

28/03/2007

La Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui denunció que los saharauis que viven en los campos de refugiados se encuentran en situaciones precarias debido a la falta de alimentos, después de que las reservas alimentarias se hayan agotado.

La vicepresidenta de esa asociación, Saro Bolaños, atribuyó la escasez de alimentos al incumplimiento de las obligaciones que el Alto Comisionado de Ayudas a los Refugiados y el Programa Mundial de Alimentos tienen en la zona.

Asimismo, llamó la atención sobre la necesidad de la solidaridad internacional y la ayuda humanitaria, "a pesar de que el Estado marroquí pretende desmovilizarla con la estrategia de confusión de la opinión pública y con la promesa de los negocios fáciles", que pretende comprar "el apoyo de países como España".

La representante de la Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui trató de presentar en el consulado de Marruecos en Las Palmas de Gran Canaria un escrito de protesta sobre la situación en que viven los saharauis, tal como trata de hacer desde hace meses, aunque ningún representante consular quiso recoger el documento.

En él se exige que Marruecos cumpla la legalidad internacional mediante la celebración de un referéndum libre que permita a los saharauis expresar cuál debe ser el futuro de su país. Asimismo, se pide el cese inmediato de "cualquier acto represivo contra ciudadanos saharauis en el Sahara Occidental".

La Asociación Canaria de Solidaridad con el Pueblo Saharaui solicita también la libre entrada y circulación de observadores internacionales y de los medios de información al Sahara Occidental. Otra de las exigencias tiene que ver con la liberación de todos los presos políticos saharauis que permanecen en las cárceles marroquíes, el esclarecimiento del destino de los desaparecidos, y el cese de "la persecución y hostigamiento a los defensores de los derechos humanos".

Esa asociación destaca que "hace treinta y un años que el pueblo saharaui fue invadido por su país y ocupó el territorio del Sahara Occidental por la fuerza de las armas, violando las resoluciones internacionales establecidas por la ONU". Según indica, "el estado marroquí ha desdeñado siempre las resoluciones de la ONU y ha respondido a los acuerdos pactados con mentiras y artimañas que no han hecho más que prolongar la ignominia y la represión", situación que debe terminar.