La ampliación del puerto de Corralejo no afectará a los sebadales

26/04/2011

El proyecto de ampliación del puerto de Corralejo no afectará a los sebadales ni a ningún otro espacio marino protegido, según se recoge en el informe de impacto ambiental encargado por la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias. Desde ayer se pueden presentar alegaciones al documento.

Las obras de ampliación del puerto de Corralejo, cuyo proyecto se puso ayer en información pública para que instituciones y particulares puedan presentar alegaciones, no afectarán al espacio marino protegido de sebadales que se halla situado a unos 1.700 metros del ámbito de actuaciones. El informe de impacto ambiental señala que el proyecto no afecta directamente a espacio natural protegido alguno. Tampoco a los clasificados Lugares de Importancia Comunitaria (LIC).
El informe de impacto ambiental valora los efectos indirectos sobre los sebadales de Corralejo. La conclusión es que el proyecto generará «un impacto residual poco significativo sobre el medio natural y los usos del ámbito afectado, debido, entre otras razones, a la capacidad de acogida que presenta dicho espacio para tal fin a causa de la relativa pobreza que ostenta y a la reducida incidencia ambiental que se asocia a las fases de obras y operativa del proyecto, siempre que se apliquen las medidas correctoras indicadas».
Por otra parte, se recoge en el señalado documento, del proyecto resulta «apreciable su incidencia positiva en lo que al aspecto socioeconómico del medio se refiere».
El proyecto para ampliar el muelle de Corralejo estará en exposición pública durante 30 días para la presentación de alegaciones. La Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias estudiará las alegaciones para su posible inclusión en el proyecto definitivo. Una vez culminados los pasos anteriores, el proyecto estará listo para salir a concurso y ser adjudicado.
El objetivo del proyecto es mejorar y ampliar los muelles y explanadas para optimizar el servicio de los ferries, así como incrementar el número de atraques para la actividad turístico-deportiva. También se intenta mejorar los servicios destinados a la reparación y mantenimiento de embarcaciones, e integrar el puerto en el entorno, respetando las zonas de baño existentes al norte del dique actual (zona norte de Bristol).