Khaled: "He rejuvenecido el raï"

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

La música raï (se puede traducir del árabe como opinión o punto de vista) tiene un rey y se llama Khaled. Mañana, dentro de la Fiesta Womad de la capital grancanaria, este cantante argelino, todo un mito dentro de este estilo musical, repasará su carrera y cómo, según sus propias palabras, ha conseguido rejuvenecerlo.

He rejuvenecido el raï, sobre todo a nivel de instrumentación, ya que comencé a utilizar sintetizadores, batería Nadie lo hubiera creído posible en mi época, cuando se tocaba solo con guitarra, taburka y acordeón. Las bodas eran todas increíbles y han dado vida a canciones cada vez más originales». Con estas palabras, a través de una entrevista realizada por correo electrónico, Khaled Hadj Ibrahim (Orán, 1960) explica cómo logró impulsar este estilo musical bailable, de letras pegadiza y que bebe del folclore tradicional argelino.

Khaled será mañana una de las grandes atracciones de la Fiesta Womad, que entre las 17.00 y las 04.00 horas de la madrugada, se desarrollará en el Parque de Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria.

El cantante y compositor argelino subirá al Escenario Santa Catalina a las 00.30 horas, con la intención de ofrecer al público del Womad los principales temas de su larga carrera. «Mi repertorio va a ser bastante variado, voy a cantar alguna canción de mi último álbum, Liberté (2009) y, además, todas las antiguas que esperan mis fans. Será una bonita fiesta», avanza Khaled.

Cuando se cuestiona a Khaled si su álbum Liberté (libertad, en francés) puede ser considerado como un preludio de lo que ha sucedido este año en su Argelia natal, con la caída del régimen de Gadafi dentro de la denominada Primavera árabe, responde con un lacónico: «De cierta manera se puede decir que sí». Y es que este músico, que lleva desde los años 90 viviendo en Francia, elude en la entrevista por correo electrónico cualquier pronunciamiento sobre los acontecimientos políticos, sociales y bélicos que han marcado el último tercio del año en Argelia.

No tiene reparos, eso sí, en explicar el origen musical de su álbum. «Más que nada, con Liberté quise volver a las raíces del raï, usando sobre todo instrumentos bastante tradicionales, orquestados de manera tradicional y enriquecidos con cuerdas egipcias. Quise bucear en los recuerdos de mi infancia. Es un disco clásico, sin austeridad, y, a su vez, moderno», asegura.

Primero como Cheb Khaled (joven Khaled) y luego como Kahled a secas, este músico lleva sobre los escenarios desde principios de los años ochenta. Echa la vista atrás y su balance es el siguiente: «Mis progresos y mi camino se han hecho poco a poco, a lo largo de los años. He tenido un gran pico de productividad en los años 90, como la mayoría de los artistas de mi generación, y he podido conjuntar mi música con casi todas las demás, como el rhythm and blues, blues, jazz, funk, reggae, rock Algunos trabajos han estado más logrados que otros, pero, en todo caso, todos han sido muy interesantes y muy enriquecedores para mi progreso musical».

Este embajador de buena voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sumará una nueva muesca en su trayectoria frente al público grancanaria, al que ya conoció en 1994, en un Womad celebrado en Las Canteras.