Julio Bornia declara ante el TSJC

27/06/2006

El empresario Julio Bornia, hermano del presunto narcotraficante al que supuestamente favoreció el presidente de la Audiencia de Las Palmas, José Antonio Martín, apartado temporalmente de su cargo, compareció hoy ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Bornia comenzó a declarar durante la mañana ante la magistrada de lo Penal del TSJC, Carla Bellini y el Fiscal Jefe del alto tribunal, Vicente Garrido, después de que ayer lo hiciera Martín, quien eludió responder a las preguntas que se le formularon durante las cerca de tres horas que duró la declaración, informaron fuentes cercanas al caso.

El empresario Bornia es asistido en su declaración, que aún continúa en la sede del alto tribunal canario, por el abogado Juan Ignacio Ortiz de Urbina, que también prestó ayer testimonio ante el TSJC en calidad de testigo.

Julio Bornia supuestamente habló con el magistrado con la mediación de Wilebaldo Luis Yánez, que también prestó ayer declaración hasta altas horas de la noche, para conseguir la libertad provisional de su hermano Rafael Bornia.

A Martín se le imputan los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, negociación prohibida y cohecho, y a Julio Bornia y Wilebaldo Luis Yánez se les podrían imputar los delitos de cohecho y de tráfico de influencias, señalaron fuentes judiciales.

Sebastián Súarez, uno de los abogados que acompañó ayer a Martín, manifestó que al magistrado se le imputan cuatro delitos que carecen de fundamento, puesto que en el sumario, cuyo secreto fue levantado por Bellini hace más de dos semanas, no figuran hechos que argumenten esas imputaciones, afirmó.

Los hechos que se investigan fueron puestos a disposición de la Sala de lo Penal por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 7 de la capital grancanaria, Miguel Angel Parramón.

El magistrado Miguel Angel Parramón, durante una investigación que llevaba sobre supuesto tráfico de influencias en la Administración autonómica canaria, detectó unas conversaciones telefónicas entre Martín, Julio Bornia Bordón -a quien en 2004 absolvió de un delito de narcotráfico- y Wilebaldo Luis Yánez, que actuó como intermediario.

El objetivo de las llamadas era supuestamente obtener ayuda para la excarcelación de Rafael Bornia Bordón, hermano de Julio Bornia, que se encuentra en prisión preventiva por narcotráfico y blanqueo de capitales.

El CGPJ mantiene además abierto un expediente contra el magistrado para investigar tres posibles faltas en las que pudo incurrir el magistrado.