Juan Varela trae a Las Palmas su magia a oscuras y sus juegos sin elementos

EFE

El ilusionista chileno Juan Varela, que mañana celebrará su 43 cumpleaños en Las Palmas de Gran Canaria, mostrará en esta isla y en Fuerteventura su magia a oscuras y otros juegos en los que no emplea elementos, dos especialidades por las que ha sido reconocido internacionalmente.

Este enamorado de la magia, por la que se sintió atraído desde los seis años y de la que ha hecho "su vida", comenzó, como muchos de sus colegas, a ofrecer espectáculos en restaurantes hace más de 25 años, pero pronto sintió la necesidad de "buscar juegos donde no se tocaran las cosas para que la gente no pudiera tener una explicación" y generar en ella "el asombro total".

Así fue como se le ocurrió "que a lo mejor se podía hacer magia sin tener nada", ya que la mejor manera de no tocar algo es no tener nada, según ha contado este martes a Efe en una entrevista.

De esta forma, Varela empezó a trabajar en la magia sin elementos, lo que le llevó a pensar en una "magia para ciegos", como la que pondrá en escena desde el jueves y hasta el domingo en Fuerteventura y Gran Canaria, tras su paso por Tenerife y antes de mostrarla en Toronto (Canadá), su próxima cita artística.

Con su magia en la oscuridad, apta para invidentes y también para videntes, el ilusionista ha querido saldar una "deuda" de la comunidad mágica respecto a espectáculos de estas características, en los que tanto el artista como el público tiene los ojos vendados y donde todo ocurre en la más completa oscuridad.

Aunque también ha combinado magia a distancia con magia sin elementos, Varela es el único mago del mundo que ha creado unos juegos que "se presencian auditivamente", fundamentalmente a través del tacto y el oído.

Este ilusionista, que sueña con un próximo espectáculo relacionado con las estrellas y con efectos astrológicos, afirma que el componente esencial de la magia no pasa por los ojos, sino por unas capacidades que son comunes a cualquier persona: la de generar intriga intelectual, la de estimular la fantasía y la capacidad de emocionarse.

Con esos tres elementos se logra hacer un espectáculo de magia, dice Varela, quien asegura que a través de la palabra también "se crean imposibles".

Este mago chileno, que estrenó en 2010 "Desde la oscuridad", el espectáculo que presentará en Puerto del Rosario (19 abril), Las Palmas de Gran Canaria (20 abril), Agüimes (21 abril) y Santa María de Guía (22 abril), aspira a que la magia en la oscuridad llegue a ser "un género".

Juan Varela explica que su fascinación por la magia reside en la capacidad que tiene para "hacernos dudar de todas nuestras certezas" y a pensar "que a lo mejor lo que uno cree que sabe es sólo una posibilidad".

"Te remueve desde los cimientos y en algún momento te puede dejar en ese vacío hermoso que es el asombro, es mi vida", afirma.

A lo largo de estos años no ha encontrado reacciones diferentes entre el público que ve la magia y el que no la ve.

Y es que, según asegura, en ambos "funcionan los mismos motores humanos del asombro, la misma curiosidad por desvelar el secreto, la misma risa, el mismo nerviosismo", aunque admite "que no ver puede generar un poco de angustia al principio en el público".

De su trabajo "Desde la oscuridad" tiene infinidad de anécdotas, como la de un ciego de nacimiento que al término del espectáculo le aseguró que los segundos en la oscuridad que había pasado "habían sido terribles", o la de la hermana del rey, quien le agradeció "que le hiciera sentir lo que era una desaparición": la de la moneda a la que se perdía la pista en uno de sus juegos.

También recuerda con emoción lo que le dijo otro invidente: que por primera vez "había vivido un espectáculo", ya que normalmente se los contaban sus acompañantes.

Varela admite que actuar a oscuras le causó terror al principio, algo que ha ido venciendo con la ayuda que le presta en cada actuación "sus ojos en la oscuridad", los de su compañera Claudia, a quien en las primeras funciones llegó a preguntar "si el público seguía ahí", dada la desorientación que le causaba estar con los ojos vendados.

"La visibilidad que le ha dado la oscuridad" ha llevado a Varela a actuar ante 1.300 magos en un congreso en Las Vegas en septiembre de 2011, y también a Dubai, además de a Colombia, donde ha estado hace dos meses.

A juicio del ilusionista, la magia pasa por un período de expansión muy grande, tanto por las películas que hacen que siga creciendo, como por el interés que existe por lo sobrenatural en tiempos duros como éste, en los que "la gente busca refugiarse en la posibilidad de algo maravilloso".

"Cuando todo es demasiado concreto, uno necesita de esta fantasía para reencantar el mundo, y la magia está teniendo que ponerse a la altura de esa necesidad", ha destacado.

Sin embargo, cree que como arte dramático, la magia, cuyos orígenes se remontan al año 2.700 antes de Cristo, aunque su etapa contemporánea se inició en 1850, "está pasando ahora de la infancia a la adolescencia", un período que se caracteriza por "la búsqueda de sus facetas expresivas".

Temas

Magia