Josmar quiere emular a Viera

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO

Aún no ha adquirido el bagaje suficiente, todavía no es protagonista en el Tenerife. Ni siquiera sus estadísticas se acercan a las del grancanario, pero el hispano venezolano cuenta con un halo semejante al que desprende Jonathan Viera, adalid del juego y proyecto de Las Palmas. En su cuerpo minúsculo, en su sonrisa tímida, esconde a un futbolista mayestático. Diferente al resto a pesar de su inofensiva menudencia. Es Josmar Zambrano (09/06/1992), canterano adoptado en Geneto que focaliza las esperanzas futuras del tinerfeñismo. Memoricen su nombre. «Llevo solo dos años en el Tenerife, pero mi madre ha vivido aquí siempre. Todo ha ido muy rápido desde que me incorporé al equipo juvenil y me siento como un canario más», dice con voz temblorosa e inocente aún un futbolista con raíces isleñas, como demuestra su fútbol. «El derbi es un partido muy grande. Además de la importancia que tiene para nosotros, ganar un partido así supone mucho para un jugador joven como yo. Espero poder jugarlo», ambiciona el minúsculo y polivalente punta. Su presentación oficial en Segunda División fue ante el Barcelona B el 10 de octubre y, aunque su equipo volvió a defraudar en el Mini Estadi (3-1), la promesa blanquiazul rivalizó con las jóvenes realidades cinceladas en La Masía. Desde entonces, el venezolano siempre ha estado en la dinámica del primer equipo a las órdenes de Juan Carlos Mandía, sumando kilometraje con el cometido de ser el revulsivo de un equipo en coma. «Es un futbolista muy completo, rápido, veloz, con buen manejo del balón desde el punto de vista técnico y con una lectura de juego muy por encima de su edad», así lo define Sesé Rivero, director del fútbol base del Tenerife, quien lo reclutó sin dudarlo para las huestes tinerfeñistas. Y es que Josmar cumple el perfil de futbolista parido en Canarias. De complexión aparentemente débil, compensa la falta de centímetros y músculo con un juego de vértigo, astucia en el pase y olfato de gol a base de regates y filigranas. Igual que Jonathan. «He visto varios partidos de Las Palmas, y me gusta mucho cómo juega Jonathan Viera. ¿Parecerme a él? No lo sé, él tiene una calidad tremenda. Lo ha demostrado en tan solo unos meses en la categoría. Por posición, creo que jugamos en un sitio muy parecido, pero yo aún tengo que dar mucho más. Él ha conseguido ser referente del equipo, tener continuidad, y a eso aspiro yo en el Tenerife», dice modesto Zambrano, quien sueña con medirse a Viera el próximo domingo. «Depende de la decisión del entrenador, pero sería muy bonito jugar el clásico. Ojalá se cumpla».