José Miguel Pérez acusa a Soria de gastar 1 millón en despidos para enchufar a afines

30/04/2007

El candidato del PSC a la Presidencia del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, acusó hoy al actual presidente de la corporación, el popular José Manuel Soria, de haber "gastado más de un millón de euros en despedir de forma ilegal a trabajadores" para luego "enchufar" personas afines.

En concreto, el Cabildo grancanario ha gastado esa cantidad en indemnizaciones y costas procesales "sólo en los tres primeros años de mandato" de Soria, aseguró hoy Pérez, que presentó en rueda de prensa la relación detallada de los casos de despidos promovidos bajo la presidencia del dirigente popular que han sido revocados por los tribunales, una suma de 143.

Esos casos y los correspondientes fallos judiciales que han cuestionado la actuación de los actuales gobernantes del Cabildo, donde el PP tiene mayoría absoluta, ponen de manifiesto la "política claramente antisocial, con un alto coste para las arcas públicas y un alto coste humano", desarrollada bajo la dirección de José Manuel Soria.

Un "todavía presidente del Cabildo" que, además, se presenta ahora a la reelección para el cargo, destacó José Miguel Pérez, que quiso recordar a los posibles votantes de Soria que, de apostar por él, elegirán "políticas injustas, ilegales y que mantienen el derroche".

Y es que -argumentó- su gobierno en la corporación insular no sólo ha actuado en materia de empleo de forma incorrecta, sino que, al tiempo, ha perjudicado a las arcas públicas, en la medida en que muchas de las sentencias en su contra las ha recurrido, pese a que no lograra con ello ganar sino aumentar los costes del proceso a pagar por el Cabildo.

Ello, unido al hecho de que los despidos llevados a cabo no se han traducido en un descenso del gasto de personal del Cabildo, que, por el contrario, "sube del 13 al 27 por ciento del presupuesto" entre 2005 y 2007, demuestra que la gestión de Soria en la corporación, "en ésta como en otras materias, ha sido nefasta", concluyó el candidato socialista.

Apostilló, además, que ese aumento del gasto de personal se debe, básicamente, a que el PP ha desarrollado "una larga retahíla de enchufar a personas" en la corporación mientras despedía a los trabajadores que ya estaban.

Trabajadores cuya antigüedad detalló que oscila entre los 30 años que llevaba en el Cabildo uno de los despedidos a los que la Justicia dio la razón y los 9 días que permaneció en su puesto la primera responsable de prensa de la Fundación Teatro Pérez Galdós, cesada semanas atrás, al poco de incorporarse a su puesto, para situar en él a la esposa de un colaborador de Soria.

Frente a la política de personal que denunció, y que subrayó que expuso basándose en datos facilitados por el propio grupo de gobierno insular del PP, el candidato socialista prometió que, de ser el próximo presidente del Cabildo de Gran Canaria, promoverá una gestión que apueste por la estabilidad laboral y que no decida el futuro de los trabajadores "en función del color político".

Porque -sentenció- "cuando uno se gasta, en una administración pública, una fortuna en despedir recursos humanos, algo no va bien".