José Antonio Concepción: el primer tenor majorero que llega al auditorio nacional

08/04/2015

No suele hablar con nadie antes de subirse al escenario, muy al contrario se queda encerrado en su burbuja para conseguir meterse en el papel. «Las dos horas que suele durar una función es como un sueño del que te despiertan los aplausos.. o los abucheos (se ríe)». Todavía no se cree que pueda cantar en el auditorio y con tremendo elenco.

José Antonio Concepción, metido en el personaje de Calaf en la ópera Turandot de Giacomo Puccini, es el primer tenor majorero que actúa en el auditorio nacional de Madrid. La cita es el 30 de abril, a las 19.30 horas, en la sala sinfónica junto a la Orquesta y el Coro Filarmonía.


Junto a Concepción Hernández, cantan la soprano Teresa Castal, que ha compartido escenario con Plácido Domingo, en el papel de Liu; y el barítono  Luis Santana como Mandarín. Pascual Osa es el director de la Orquesta y Coro Filarmonía que subirán al escenario unas 300 personas. Hace un mes que Osa se puso en contacto con el tenor majorero y le propuso el personaje del príncipe tártaro. «Me lo pensé porque es una obra muy comprometida, en el sentido de papel largo y dramático con una enorme orquestación». En España, José Antonio Concepción es la primera vez que interpreta a  Calaf, aunque ya lo había hecho en 2011 con la Opera de Praga.


Aunque sus principios fueron en la Agrupación Folclórica de Tetir, pronto cambió la música tradicional canaria por el belcanto en 1996, trasladándose a  la escuela de canto de Madrid con Ana Fernault, reconocida soprano. También en la capital española, recibió clases magistrales de Alfredo Kraus durante dos años.


De Madrid dio el salto a Milán en 1990 con Ghena Dimitrova, soprano de origen búlgaro, para terminar con Mirella Freni en Módena en el Centro Universitario de Belcanto (Cubec).

El truco antes de salir al escenario. No suele hablar con nadie antes de subirse al escenario, muy al contrario se queda encerrado en su burbuja para conseguir meterse en el papel. «Las dos horas que suele durar una función es como un sueño del que te despiertan los aplausos.. o los abucheos (se ríe)». Todavía no se cree que pueda cantar en el auditorio  y con tremendo elenco.