ENTREVISTA

Jorge Larena: "Es lógico que no me renueven, pero queda tiempo para lograrlo"

12/04/2011

Su nombre, perdido en el anonimato de la grada o en la opacidad del banquillo, vuelve a los titulares tras completar un sobrio partido en Girona. Icono de una generación que alcanza la madurez, no pierde la esperanza de recuperar bríos antes de que su presente se agote en la UD.

ETIQUETAS:

— Titular inesperado en Girona. ¿Espera tener por fin continuidad?
— No me lo esperaba. Fue una alegría jugar desde el inicio ante el Nástic, que desde el día de Tarragona no lo hacía. Me encuentro en un gran momento de trabajo y me hacía falta un partido así para reivindicarme. Ojalá pueda tener continuidad de aquí al final porque quiero sentirme útil..


— Jémez no le dio continuidad y Rodríguez lo ha dejado fuera de las convocatorias en varias ocasiones. ¿Llegó a perder la esperanza?

— El año que estoy viviendo es muy duro. Es difícil asimilar solo haber sido titular en cuatro partidos durante casi toda la temporada. Los compañeros me han demostrado que confían en mí y eso ha hecho que no me relaje, que no pierda la fe.


— El balance de tres años desde su regreso tiene pocos momentos positivos.
— El balance es negativo. Mi reto y mi ilusión de volver a jugar con Las Palmas en Primera sigue intacto; pero a nivel personal no ha salido como quería. Pero no pierdo la ilusión ni las ganas de demostrar cosas que no he hecho hasta ahora desde mi regreso.


— ¿Entiende que le reprochen falta de motivación y le tilden de ex futbolista?
— Siempre llegan comentarios, pero yo trato de abstraerme. La afición siempre me ha tratado con mucho respeto y cariño. Entiendo que me exijan por mi rendimiento cuando llegué al primer equipo y porque he jugado en grandes equipos en Primera, pero no he perdido la ilusión y las ganas de volver a triunfar con Las Palmas. Tengo mi personalidad, más fría que la de otros futbolistas o por mi forma de correr parece que paso un poco, pero que nadie dude de mi compromiso. Me he tenido que adaptar a un fútbol más físico al que estaba acostumbrado, pero tengo 29 años y muchos años de fútbol todavía. Mi vida es Las Palmas y sufro mucho por el equipo.


— Termina contrato en junio. ¿Está a tiempo de ganarse la renovación?
— Quedan partidos suficientes para resarcirme. Llegan los encuentros en los que nos lo jugamos todo y espero ser importante. Este es el equipo de mi tierra y quiero seguir aquí porque me ilusiona el proyecto. Quizás no he aprovechado estos tres años o no he tenido la oportunidad de demostrar con continuidad de que soy válido. Mi renovación depende de mí en estos nueve partidos y la decisión del club. Es lógico que, con los partidos que he jugado, lo más normal es que no me renueven, pero no pierdo la esperanza de seguir.


— Su agente redujo en CANARIAS7 sus opciones de no jugar, admitiendo que varios equipos han preguntado por usted. ¿Se ve en otro club?
— Mi agente estará mirando cosas, pero yo estoy centrado en Las Palmas y cuando termine la liga se verá, pero siempre la primera opción seguirá siendo seguir aquí.


— ¿Cómo ha sido el reencuentro con Juan Manuel? ¿Qué le ha transmitido?
— Habló con los que quedábamos de la etapa anterior y está olvidado todo lo que sucedió en su salida. Me ha transmitido que confía en mí a pesar de que no me estaba poniendo hasta el partido contra el Girona.


— Se está especializando en situaciones extremas. ¿Qué ha cambiado?
— Tiene otra filosofía diferente a la de Jémez. Somos el equipo más goleado y había que solucionarlo. Con Juan Manuel el juego parte desde atrás, ahora somos un poco más defensivos. También ha cambiado nuestra mentalidad.


— Existen muchas similitudes, por juego y presente entre Viera y usted. ¿Qué le aconseja?
— Jonathan es un jugador diferente, como Silva o Iniesta. Cuando toca el balón algo pasa inesperado. Se está hablando de muchas cosas, buenas y no tanto, por lo que los compañeros y el club tenemos que arroparlo. Tengo una relación estrecha con él y sé que ahora lo está pasando mal, pero estoy seguro de que será un grande.


— Algunos vaticinan que el equipo luchará por ascender tras lograr el ascenso. ¿Desmedido?
— Primero tenemos que ganar al Salamanca, un partido trascendental por la salvación. Con todo lo que hemos sufrido, mirar para arriba es una ilusión que se puede tener si ganamos arriba. Pero hay que recordar que hasta hace cuatro partidos estábamos hundidos en la clasificación.


— Usted, por lazos familiares, se alegrará menos que nadie por la situación del Tenerife...
— Están en una situación en la que nos gustaría estar ninguno. Del Tenerife solo me interesa mi primo Pablo, que está viviendo momentos difíciles. Pero nosotros tenemos que mirar por nosotros porque tampoco estamos salvados. Al final de temporada estás donde te mereces.


— Con la permanencia amarrada, ¿sería partidario de ayudar al vecino en el último partido?
— Aún queda mucho, pero ¿ dejarme perder? Nunca, ni loco. No entra en mi manera de ver la vida y el fútbol. Si el Tenerife necesita los puntos en el último partido y ojalá que nosotros no, tendrá que venir a ganárselos a Gran Canaria. Hace diez años nos ganaron en el Insular con gol de Marioni cuando ellos estaban prácticamente descendidos y nosotros necesitábamos un triunfo. No es una venganza, pero tengo ese gol presente porque aquello fue un drama.