Italia prohíbe el móvil en clase

16/03/2007

Lo menos que ha pasado últimamente en los colegios italianos con los móviles es que sonaran en el aula o que los alumnos hablaran por teléfono durante la clase. Eso era casi de empollones, bastaba entrar en 'YouTube', el principal servidor de Internet de imágenes caseras, para ver a diario escenas grabadas en las escuelas italianas: desde bromas ingeniosas a agresiones incomprensibles a compañeros débiles, cuando no juegos eróticos entre alumnos e, incluso, con profesores.

ETIQUETAS:

Los casos más sonados fueron el acoso a un niño autista en Turín y el de una profesora de Lecce que se dejaba palpar el trasero sin protestar demasiado. Se ve que Jaimito -Pierino, en el original de las películas setenteras- ha hecho escuela. Por eso al Gobierno se le ha agotado la paciencia: desde ayer están prohibidos los móviles en los colegios italianos.

Una circular del ministerio de Instrucción obliga a tenerlo apagado en clase y ordena imponer penas severas a quien no lo haga, incluidos los profesores. El móvil será retirado a los infractores hasta el final de la clase o podrá convocarse a los padres para entregárselo. De este modo, Italia se convierte en el primer país que emite una directiva de ámbito nacional en este sentido.

Medidas similares.

En varios países europeos han empezado a tomarse medidas similares, pero siempre como iniciativa individual de cada centro o de algunas regiones, como la de Baviera en Alemania.

En España, corresponde a cada colegio regular la cuestión como crea conveniente, aunque la comunidad de Madrid perfila un código escolar que vetará los celulares.

Aún así, desde la comunidad escolar italiana hay quien reclama ir más allá, prohibiendo directamente la entrada de teléfonos en los colegios. No obstante, esta medida exige una ley, y el ministro, Giuseppe Fioroni, ha dicho que ya está en ello.

De momento, la circular elimina el límite máximo de suspensión a un alumno, que era de 15 días, y deja en manos de los centros el alcance de las sanciones. Es una decisión que se ha tomado pensando sobre todo en el problema de la violencia en los centros, asociado a menudo al uso de los móviles: en los casos graves se puede llegar a la exclusión de exámenes, de la selectividad y abre la puerta a la imposición de trabajos sociales, como la limpieza de aulas, labores de manutención y voluntariado.

Además, las escuelas podrán pedir a los padres, al inscribir al alumno, la firma de un 'pacto social de responsabilidad', para responder por el propio hijo haciéndose cargo de posibles daños personales o materiales.

Trofeo en Internet

Italia es el país con más móviles del mundo y eso también atañe a los más jóvenes. Uno de cada cuatro adolescentes italianos entre 12 y 19 años tiene un 'videofonino', móviles con cámara incorporada que aumentan el nivel de desafío de las gamberradas: en los viejos tiempos se trataba de hacerlas y contarlas, pero hoy eso equivale a rodarlas y exhibirlas como trofeo en Internet.

Por no hablar de otro aspecto más práctico: los mensajes de texto han convertido el examen de selectividad en Italia en un coladero. Todos los años circulan los temas por el país desde primera hora. No obstante, sólo el 11% de los chicos admite usar el móvil para copiar. Los demás prefieren la 'chuleta' tradicional... por lo menos hasta que se perfeccione la tecnología.