Israel mata en Gaza a uno de los principales líderes de Hamás

01/01/2009

El Ejército israelí mató hoy a Nizar Rayan, uno de los principales líderes de Hamás, en un bombardeo aéreo contra su vivienda en el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de Gaza, informaron fuentes médicas y el movimiento islamista.

Su mujer y ocho hijos también murieron en el ataque, según fuentes médicas.

Fuentes militares israelíes confirmaron el bombardeo a la casa de Rayan que justificaron por su pasada "participación en la organización de atentados suicidas en Israel", como al que envió a uno de sus hijos en 2002.

Rayan era el dirigente más importante de Hamás en el área norte de Gaza y se encargaba de coordinar las ramas política -el partido- y militar de Hamás, las Brigadas de Ezedín Al-Kasam.

Doctorado en Filosofía Islámica, Rayan es la víctima de mayor rango de la ofensiva israelí "Plomo fundido", que ha causado en seis días más de 400 muertos -un 40 por ciento civiles- y 2.000 heridos, según el balance dado a conocer hoy por el jefe del servicio de emergencias de la franja, Moawiya Hasanein.

Enmarcado en la línea dura del movimiento, el dirigente hoy asesinado había abogado en los últimos días por retomar los atentados terroristas en Israel en respuesta al bombardeo masivo israelí en Gaza.

Durante los años más duros de la Segunda Intifada, Israel llevó a cabo una política de "asesinatos selectivos" que aplicó al líder y fundador de Hamás, Ahmed Yasín, y poco después a su sucesor, Abdel Aziz Rantisi.

En los últimos seis días, la Fuerza Aérea israelí ha bombardeado cientos de objetivos vinculados a Hamás, como ministerios, viviendas de activistas, comisarías, mezquitas, la sede de una ONG y edificios de la Universidad Islámica.

Un cuarenta por ciento de los 2.000 heridos en los ataques son mujeres o niños, mientras que una décima parte se encuentra en estado grave, precisó Hasanein.

El año 2009 comenzó en Gaza con una serie de bombardeos en la ciudad de Gaza, en los que al menos han muerto quince palestinos y decenas resultaron heridos, informaron testigos.

El Parlamento y el Ministerio de Educación fueron algunos de la veintena de blancos elegidos por las fuerzas naval y aérea esta madrugada en tanto que "componente fundamental de la infraestructura de los grupos terroristas en Gaza", informó hoy el Ejército en un comunicado.

También fueron destruidos cinco túneles subterráneos en la frontera entre Gaza y el Sinaí egipcio, por los que entra de contrabando armamento y todo tipo de productos escasos en la franja tras año y medio de bloqueo israelí.

Algunos residentes informan además de bombardeos terrestres, que se suman a los que efectúan la aviación y los navíos de guerra que patrullan las costas de la franja.

Israel mantiene desplegados soldados y tanques en torno a la franja con vistas a una eventual incursión terrestre, que -según el canal dos de la televisión israelí- tendrá lugar mañana.

El Ejército propuso ayer al Gobierno el lanzamiento de una incursión terrestre de peso, pero relativamente breve, en la franja de Gaza, informa hoy el diario "Haaretz".

Un 19 por ciento de los israelíes apoya una invasión de Gaza, mientras que un 52 por ciento prefiere que siga la actual política de bombardeos, según un sondeo difundido hoy por este rotativo.

Por el contrario, un cinco por ciento de los consultados quiere que se negocie una tregua con Hamás lo antes posible, según la consulta, efectuada a 472 personas con un margen de error del 4,6 por ciento.

Las milicias palestinas, por su parte, han continuado lanzando desde Gaza cohetes contra Israel a un radio de cuarenta kilómetros de la franja.

Trece proyectiles cayeron esta mañana en el sur de Israel, uno de los cuales generó un incendio en un edificio de ocho plantas en Ashdod.

Medio millón de israelíes son ahora blanco potencial de estos ataques, que han causado cuatro muertos desde el inicio de la ofensiva el sábado.

Los grupos armados de Gaza han aumentado la lejanía de sus lanzamientos al poseer cohetes del tipo Grad, introducidos por piezas a través de los túneles subterráneos que comunican con el Sinaí egipcio para luego ensamblarlos en la franja.

Estos proyectiles tienen mayor alcance y precisión que los habituales Al Kasam, construidos con cañerías.

La inteligencia militar israelí cree que ha destruido en los últimos bombardeos un tercio del arsenal de cohetes de los grupos armados palestinos, que estima ahora en 2.000 unidades.