Isolux amenaza con llevar a Emalsa, Saavedra y Sanidad a los tribunales

22/04/2009

La compañía Isolux, la constructora de los dos módulos de desalación a los que se responsabiliza en buena medida del exceso de boro en el agua de abasto de la ciudad, ha exigido a Emalsa que rectifique. En caso contrario, amenaza con llevar el asunto a los tribunales.

El director general de Medio Ambiente de Isolux Corsán, la empresa que construyó los dos módulos de desalación a los que desde Emalsa se atribuye en buena medida el exceso de boro en el agua de abasto, remitió una carta al consejero delegado de Emalsa, Jesús Blanco, el pasado lunes en la que le exige que rectifique estas declaraciones y que asuma sus competencias sobre el mantenimiento de las instalaciones de desalación y la producción de agua.
La carta, dirigida también a alcalde Jerónimo Saavedra, al concejal Néstor Hernández y a la Consejería de Sanidad del Gobierno canario, expone que «el mantenimiento y explotación de los módulos, perfectamente recepcionados, no es competencia de Isolux y que tenemos conocimiento de que la empresa a la que representa ha cambiado numerosas membranas de otros módulos que no han sido ejecutados por Isolux Ingeniería por no cumplir los límites de boro según Real Decreto 140/03».
En caso de que no se rectifiquen estas declaraciones, la empresa Isolux no descarta llevar el asunto a los tribunales. «Les exigimos que de forma inmediata rectifiquen las noticias aparecidas en prensa referentes a este asunto, y que han sido comunicadas por representantes de su empresa; en caso contrario nos reservamos el ejercicio de las acciones legales que nos corresponden con arreglo a derecho, exigiéndoles los daños y perjuicios que procedan», escriben.
El directivo de Isolux indica que es el gestor del abastecimiento, esto es Emalsa, el que debe cumplir «de forma estricta» con los límites marcados por el Real Decreto 140/2003 que establece los criterios sanitarios de la calidad de agua de consumo humano, «en el punto de entrega o disposición al consumidor».
«En este sentido, les señalamos que ustedes, con las comunicaciones que han realizado a través de su gerente, han cometido una gran irresponsabilidad, puesto que los únicos responsables de la calidad final del agua que llega al usuario de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria son Emalsa y el Ayuntamiento», prosigue Isolux en otro punto de su escrito.
«Por tanto, Isolux Ingeniería no es, en ningún caso, la responsable de la calidad final del agua que definitivamente llega al consumidor en su punto de entrega», añade.