Investigan si hubo negligencia en el caso de la niña fallecida en Blanes

EFE

La Generalitat de Cataluña ha abierto un expediente informativo para determinar si se produjo alguna negligencia en el caso de la niña de ocho años fallecida la madrugada del pasado domingo en el Hospital Comarcal de la Selva, en Blanes, mientras esperaba la llegada de una ambulancia pediátrica. Según ha informado el alcalde de esta localidad gerundense, Miquel Lupiáñez, el conseller de Salud, Antoni Comín, le ha confirmado que esta investigación concluirá en breve y dirimirá posibles responsabilidades. Comín ha asegurado a Lupiáñez que el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), responsable de que la ambulancia pediátrica se desplazase de Barcelona a Blanes para el traslado de la paciente al Hospital Trueta de Girona, el de referencia de la provincia, no es culpable del procedimiento que se aplicó en este caso. El sindicato CC.OO. ha puesto en duda que el vehículo tardase sólo dos horas en llegar al Hospital Comarcal de la Selva y abre un abanico de hasta cuatro horas. Cataluña cuenta con sólo dos ambulancias pediátricas, ambas adscritas a centros sanitarios de Barcelona, pero Antoni Comín ha explicado al alcalde de Blanes que el traslado a Girona, que supone aproximadamente media hora de trayecto, se pudo realizar en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) móvil. Comín ha confirmado a Miquel Lupiáñez que el fallecimiento, según indica la autopsia practicada este lunes, se produjo por una asepsia generalizada, una infección que, según una fuente próxima a los hechos, se debió a una peritonitis. Lupiáñez se ha puesto en contacto con la Corporación de Salud del Maresme y la Selva, que gestiona el Hospital Comarcal de Blanes, y sus responsables han defendido la actuación de sus profesionales y el seguimiento de los protocolos establecidos para tratar a la paciente. El alcalde, en nombre de todos los concejales del ayuntamiento, se ha puesto en contacto con los padres de la niña para transmitirles su pésame y ponerse a su disposición, y éstos han pedido discreción ante el dolor que sufren y que no se especule sobre lo sucedido.