Ingresa en prisión sospechosa de asesinar a sus cinco esposos

16/07/2008

Betty Johnson Neumar, de 76 años, ha ingresado en prisión como sospechosa de haber asesinado a los cinco esposos con quienes compartió su vida desde los años cincuenta para poder cobrar sus seguros.

La perseverancia del hermano de su cuarto marido, Harold Gentry, para que no se cerrara el caso ha tenido sus frutos y finalmente la anciana espera en una cárcel de Carolina del Norte a ser juzgada, acusada de haber contratado a un hombre para asesinar a Gentry.

Esto ha llevado a las autoridades a reabrir viejos expedientes para volver a analizar las "extrañas circunstancias" en las que murieron sus maridos.

Jhonson, nacida en 1931 en Ironton (Ohio), se graduó en 1949 y contrajo matrimonio a los 18 años con Clarence Malone, de 19, en noviembre de 1950.

Un año más tarde declaró en un tribunal que recibía malos tratos de su marido, pese a lo cual tuvieron un hijo, Gary, en 1952 y finalmente se separaron.

Malone murió en noviembre de 1970 en la parte trasera de la tienda que regentaba en un pequeño pueblo al sudeste de Cleveland, algo que la policía archivó como un homicidio, aunque no se encontraron indicios de robo.

Tras su separación de Malone, Betty contrajo matrimonio con James A. Flynn, que apareció muerto en un embarcadero en Nueva York a mediados de los cincuenta.

En 1960, llegó el tercer marido, Richard Sil, quien fue encontrado muerto en 1965 en su apartamento con un balazo, supuestamente por un suicidio.

Tres años después, Neumar se casó con Gentry y cinco años más tarde volvió a contraer nupcias con el que ha sido su último marido, John Neumar, que falleció en octubre supuestamente de una infección bacteriana.

Los investigadores están volviendo a analizar los restos para ver si existe "cualquier otro factor que contribuyera a su muerte", entre ellos envenenamiento por arsénico, que causa síntomas similares.

La conclusión de los agentes es que los asesinatos de los cinco maridos de Betty fueron ordenados o ejecutados por ella, que se fue embolsando miles de dólares de los seguros de vida de cada uno de ellos.