Industria inicia una investigación sobre el estado de las líneas antes del temporal

14/12/2005

La consejera de Industria y Nuevas Tecnologías, Marisa Tejedor, anunció hoy que su departamento ha iniciado una investigación "profunda" sobre el estado real de las infraestructuras eléctricas antes de la tormenta tropical Delta y la relación entre la fuerza de los vientos y los daños que se ocasionaron y que afectaron al fluido eléctrico.

Tejedor, que compareció en el Parlamento para informar sobre la incidencia de la tormenta sobre el sistema eléctrico, expresó su disconformidad por la gestión de la empresa Unelco-Endesa durante la crisis energética que se produjo tras la tormenta del día 28 de noviembre.

La consejera señaló que en esa investigación también se tendrá en cuenta la suficiencia de almacenamiento de materiales disponibles en Canarias para la reposición de las líneas dañadas y la calidad de la actuación de la compañía Unelco-Endesa en la tarea de reparación.

Tejedor señaló que al margen del análisis y de la exigencia de responsabilidades, es preciso abordar un análisis más profundo sobre la situación de las redes eléctricas en Canarias.

Afirmó que todos son conscientes de que existe un problema estructural en el sistema eléctrico insular, ocasionado por multitud de factores sobre los que "todos, en mayor o menor medida, tenemos responsabilidad".

Recordó que ha alertado en otras ocasiones de las carencias del sistema eléctrico canario, pidió apoyo para resolver este problema estructural y señaló que entre las actuaciones que se ha llevado a cabo figura la insistencia continua ante el Ministerio para la aprobación de las órdenes pendientes.

Afirmó que el Gobierno de Canarias espera "como agua de mayo" la aprobación por parte del Estado de estas tres órdenes ministeriales porque de ellas depende, dijo, la ruptura del monopolio eléctrico en Canarias. En su opinión, esta circunstancia debe mejorar las condiciones de la prestación del servicio.

Asimismo indicó que su departamento ha iniciado la revisión del Plan Enérgico de Canarias, que espera enviar al Parlamento en el primer semestre de 2006, y adelantó que ya ha comenzado la redacción de la Ley Canaria de la Energía.

Tejedor se refirió al borrador del decreto por el que se regulan las autorizaciones, conexión, revisión y mantenimiento de las instalaciones eléctricas en Canarias y a otro decreto relacionado con la calidad de las instalaciones eléctricas.

La creación de la Agencia Canaria de la Energía y la inversión de 2.300.000 euros para financiar el plan de calidad fueron otras medidas detalladas por la consejera. La consejera consideró que la situación de los sistemas eléctricos en Canarias es mejorable y en concreto dijo que la de Tenerife es insostenible.

Además se mostró partidaria de completar el marco normativo que permita actuaciones encaminadas a una solución permanente del sistema y el cierre del anillo eléctrico de Tenerife con líneas de 220 kilovatios, lo que lleva implícito el tendido sur.

También consideró necesaria la liberalización efectiva de los sistemas eléctricos insulares y acabar con los monopolios, así como arbitrar medidas de inspección más eficaces por parte de la administración sobre las empresas que operan en el sistema, ya que las actualmente en vigor son insuficientes.

En su intervención la consejera dijo que en el análisis de la situación creada tras la tormenta tropical Delta su departamento ha huido de buscar cabezas de turco y de hacer una utilización política de una desgracia que ha afectado a numerosos ciudadanos.

Detalló que en Gran Canaria se produjeron cortes parciales en distintas zonas durante 11 horas y los distintos cortes de luz afectaron en total a unos 75.300 abonados. En Lanzarote los afectados fueron de 7.650 de 65.329, mientras que en Fuerteventura, el cien por cien de la población sufrió cortes de luz a consecuencia del temporal.

Tejedor señaló que en La Palma el número de afectados fue de 35.000 usuarios, en El Hierro, 3.200, y en La Gomera, 10.900. Respecto a Tenerife, Tejedor señaló que la cifra de afectados alcanzó los 200.000, de los que 160.000 se concentraban en la zona metropolitana y 30.000 en los municipios del sureste.

La consejera detalló los daños en la red de suministro y de distribución, concretó que se cayeron 32 torres de la red que une Granadilla con Candelaria y recordó que el suministro de agua se vio afectado también por los cortes de luz.