Industria da por caducada la implantación del gas

01/12/2005

El Ministerio de Industria da por caducadas las autorizaciones administrativas otorgadas a finales de los noventa, al operador Gasca, lo que obliga a reiniciar el proceso. La noticia coincide con las advertencias legales de los excluidos de la venta del 40%.

Lo que faltaba. El culebrón del gas en Canarias se convierte en la historia interminable del infortunio. Cuando el Gobierno regional trataba de apaciguar la conflictiva venta de las acciones de Sodecan, el Ministerio de Industria tuvo conocimiento en fechas recientes de la caducidad de la licencia para autorizar las operaciones a la empresa Gascan, tras cinco años consecutivos de inactividad.

La caducidad supone en la práctica la paralización del proceso gasístico. Según confirmó este periódico en fuentes oficiales, la Administración, el operador energético, las empresas y las cajas de ahorros tendrán que replantearse su estrategia de negocio para los próximos años.  Madrid está dispuesta a estudiar una fórmula viable para relanzar el gas, pero eso sí, sostiene que habrá que empezar todo el proceso de nuevo, lo que se denomina en el argot administrativo kilómetro cero.

La retrotracción del gas a un punto de arranque significa que los esfuerzos de los últimos años han resultado baldíos. Por si llovieran las críticas desde Coalición Canaria hacia Madrid, el Ministerio de Industria tendrá dispuestos los expedientes que muestran al menos dos escenarios reales: primero, que Gascan se ha mantenido inactiva durante más de cinco años, que fue el plazo autorizado para la concesión de la licencia como operador gasístico; y segundo, Industria no tiene ni una sola solicitud o proyecto del Gobierno regional sobre actividades de explotación y ubicación de las centrales de regasificación, ya sea en Agüimes, Santa Lucía, San Bartolomé o Granadilla. A efectos administrativos y ministeriales, el gas de Canarias, como proyecto viable a corto y medio plazo, no existe.

Reiniciar el proceso

Industria y Medio Ambiente son los dos departamentos que supervisan la implantación del gas como fuente energética alternativa al petróleo. Otorgan las licencias de explotación y autorizan las declaraciones de impacto medioambiental. Al haberse caducados los permisos, Gascan deberá reabrir el procedimiento, lo que conlleva nuevos expedientes de viabilidad económica, financiera y energética. Al ir acompañado ahora en Gascan del sector privado, también deberá detallar cuál es el plan de negocio y los objetivos de inversión para los próximos años.

 La pérdida de la licencia trastoca todos las expectativas, según las mismas fuentes, y lo que habrá que saber "es si los nuevos socios privados fueron informados previamente a la hora de desembolsar el pago de las acciones por el 40% del capital (1,6 millones de euros)".

 Las fuentes consultadas sostienen que el Ministerio propone una revisión del proceso y volver al punto cero para facilitar los trámites administrativos. "La voluntad es apoyar el gas, pero dentro de un orden legal, administrativo y técnico. Lo contrario llevaría a la actual situación: un total empantanamiento y una imagen poco creíble".