Imponen dos años al "padre coraje", que no irá a prisión

El vecino de Arucas que apuñaló al hombre que había abusado sexualmente de su hija de 13 años ha sido condenado por la Audiencia a dos años de prisión como autor de un delito de lesiones, lo que implica que podrá evitar la cárcel, pues no tiene antecedentes.

ANTONIO F. DE LA GÁNDARA

La Audiencia de Las Palmas ha impuesto dos años de prisión por un delito de lesiones a Miguel Ángel Almeida Martín, el vecino de Arucas que el 11 de septiembre de 2005 apuñaló al hombre que unos días antes había abusado sexualmente de su hija, que entonces tenía 13 años.

Según confirmaron fuentes de la defensa de Almeida Martín, la Sala ha asumido como propia la tesis del fiscal, que consideraba los hechos como constitutivos de un delito de lesiones, y ha rechazado las pretensiones de la acusación particular, que en representación del agredido es decir, del joven que abusó de la hija del acusado pretendía que Almeida Martín cumpliera 10 años de cárcel como autor de un delito de tentativa de asesinato. La Sala no ha apreciado ánimo de matar, sólo de herir, y las heridas no eran de gravedad.

El Tribunal considera probado que a las 1.30 horas del 1 de septiembre de 2005, Miguel Ángel Almeida, de 44 años en la actualidad, se encontró con su vecino de la puerta contigua Oswaldo R.F. cuando éste abandonaba la cale con su familia y como copiloto de un coche que conducía su padre, cogió un cuchillo que guardaba en el portal de su casa y aprovechando que la ventana del copiloto estaba abierta se abalanzó sobre Oswaldo y le asestó tres puñaladas. A continuación, acudió a la Guardia Civil y confesó lo que había hecho.

Temas

Juicio