Ignacio Alonso Bilbao: "La obra de la autovía de Costa Calma frena el paso de la arena a las playas de sotavento"

16/03/2017

El 15% del complejo dunar de Corralejo ha desaparecido según el profesor titular de Geología Marina del Instituto Oceanográfico y Cambio Global de la ULPGC que, sin embargo, afirma que las dunas de Jandía se conservan peor que las del norte.

— ¿Cómo se encuentran de salud las dunas de Corralejo?
— Están bien, pero porque las miramos en una corta escala de tiempo. Sin embargo, en una escala de tiempo larga y me refiero a cientos de años, desde luego  está perdiendo las dunas. Y cientos de años en escala geológica es nada. Es decir, el campo de dunas de Corralejo, igual que ocurre en Maspalomas, es efímero, esto es que se formó en un momento determinado durante el cual llegó una gran cantidad de arena que se está perdiendo y que no recibe ningún nuevo aporte que sustituya la arena que va saliendo por el sur.


— ¿Qué frena estos aportes de arena en Corralejo?
— Hay que distinguir entre las causas naturales y las artificiales inducidas por el hombre. Estas últimas son diversas: se han hecho extracciones directamente sobre muchos campos de dunas y han levantado barreras al transporte eólico como, por ejemplo, la parte sur de la urbanización turística del pueblo de Corralejo que afecta a la entrada de arenas al sistema. En cuanto a las causas naturales, la más relevante es el cambio del nivel del mar: ahora mismo estamos en una época geológica en que el nivel del mar está subiendo, lo que afecta directamente al aporte de sedimentos desde la plataforma marina.


— Entre las causas relacionadas con el ser humano, ¿qué podemos dejar de hacer o construir?
— Sobre todo podemos dejar de gestionar mal el sistema. Los sistemas eólicos son muy dinámicos y muy vulnerables, por tanto hay que mimarlos un montón. La duna es un sistema que se está moviendo, por lo que hay que ser excesivamente meticulosos. En su momento, no se debieron construir los hoteles Oliva Beach y Tres Islas. Tampoco la carretera que atraviesa el campo de dunas, ni la parte sur de la urbanización de Corralejo. Contra estos tres factores, ya no se puede hacer nada, pero sí se puede mejorar en el sentido de poner más barreras a la dinámica de las arenas.


— Un factor que puede desaparecer puesto que el Gobierno de Canarias quiere cerrar la carretera de las dunas cuando entre en funcionamiento la autovía.
— Eso lo llevo oyendo más de diez años y nunca ocurre. Y, de todas maneras, de los tres factores la carretera es la que menos afecta a la dinámica eólica.

 

¿Cuánto complejo dunar se ha comido el hombre en Corralejo?

—  Se puede cifrar en un 15% la disminución de la superficie total del campo dunar de Corralejo en los últimos 40 años. En este porcentaje se engloba el pueblo que se fue levantando con el crecimiento turístico y que se levantó sobre las dunas. En el actual sistema dunar, que es lo que es parque natural, lo que sí ha cambiado son las características geomorfológicas, es decir, en 1987 había dunas prácticamente en el límite norte y ahora las dunas empiezan más allá de la zona de los hoteles porque las dunas se van desplazando hacia el sur, según este profesor de la ULPGC que hace de guía de unas de las salidas de campo del Simposio Internacional de Paleontología y Cambio Climático, en La Oliva.


— Del norte pasamos al sur, no cabe sino entonar un réquiem por la duna de Pecenescal, en Jandía.
— Es un ejemplo más de que antes en Fuerteventura había unos grandes aportes de arena y que en la actualidad no llegan nuevos sedimentos. Sobre todo en Jandía se hicieron extracciones indiscriminadas en la zona del istmo, aparte de mil barreras que se establecieron. A lo que su suma un elemento más: el ganado. Hace 30 años, las cabras estaban sueltas en el jable y se comían los arbustos, por lo que la arena migraba libremente. En la actualidad, las cabras no campean libremente y por tanto la vegetación frena la arena. Con lo que, mire usted, que hasta la historia de las cabras afecta a la dinámica de las arenas.


— ¿En cualquier caso diría usted que está mejor de salud el sistema dunar de Jandía que de Corralejo?
— No, lamentablemente no. La obra de la autovía de Pecenescal a Costa Calma va a significar que la poca arena que ahora emigraba de barlovento y que es la que alimenta las playas de sotavento, pues va a dejar de pasar. Y no debemos olvidar que estas playas constituyen el recurso turístico número uno de Fuerteventura y que desgraciadamente están desapareciendo.

¿Alonso cifra en un 15% la disminución de la superficie total del campo dunar de Corralejo en los últimos 40 años. En este porcentaje se engloba el pueblo que se fue levantando con el crecimiento turístico y que se levantó sobre las dunas. En el actual sistema dunar, que es lo que es parque natural, lo que sí ha cambiado son las características geomorfológicas, es decir, en 1987 había dunas prácticamente en el límite norte y ahora las dunas empiezan más allá de la zona de los hoteles porque las dunas se van desplazando hacia el sur, según este profesor de la ULPGC que hace de guía de unas de las salidas de campo del Simposio Internacional de Paleontología y Cambio Climático, en La Oliva.