Homenaje por un siglo de vida

10/10/2007

Guillermina Fernández nació varios años antes de que en 1906 visitara Alfonso XII suelo insular. José Castro lo hizo pocos meses después. Ambos siguen vivos, siendo la mejor referencia para la memoria histórica de lo que fue Lanzarote. Por ello, ayer fueron ambos objeto de un merecido homenaje por parte del Gobierno canario.

Fue en el transcurso de una sencilla convocatoria en la terraza Biosfera de Arrecife, apadrinada por la Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda. Con más de 800 mayores como testigos, algunos de otros puntos de las Islas; Inés Rojas hizo de maestra de ceremonias en un encuentro lúdico donde se repasó la semblanza de los dos lanzaroteños de más edad, con una entrega de placas conmemorativas como colofón.

Guillermina Fernández Díaz, vecina de 105 años de edad empadronada en Tías, estuvo acompañada de buena parte de sus familiares. Cuenta con 6 hijos, 30 nietos, 46 bisnietos y 2 tataranietos. Y en sus miradas cuando recibía la placa se denotó emoción cuando enfilaba a los suyos. Y con buena memoria para echar de menos al séptimo hijo que tuvo que ya no está en este mundo de vivos.

Luego se repitió el protocolo con José Castro Armas, de 100 años de edad, quien también estuvo acompañado de los suyos. Este vecino de Los Valles, artífice de 2 hijos, 5 nietos y 8 bisnietos, se mostró incluso de mejor humor que su compañera de fiesta, puesto que anduvo corto ni perezoso para asegurar que su rostro es normal que engañe a primera vista, «pues no soy lo suficientemente mayor como para tener arrugas». Y a fe que así es, pues este vecino del municipio de Teguise aparenta mucho menos edad de la que se concreta en su partida de nacimiento.

En ambos casos, los asistentes caldearon el ambiente con sus fuertes palmas, y por qué no decirlo, con alguna que otra mirada de envidia. Pasar de la centuria, con la cabeza en su sitio y con la salud arreglada para permitir ponerse en pie, desde luego es un privilegio al alcance de pocos. Bien pues por Guillermina y José.