Hiperdino vuelve a Canarias

02/08/2012

Hiperdino retorna a manos canarias 12 años después. Hermanos Domínguez y Javier Puga controlarán el 51% de la sociedad al cerrar ayer un acuerdo de compra con los bancos acreedores de Dinosol, por 70 millones de euros. El 49% restante pasaría a un socio externo. El grupo tiene 194 tiendas y 5.500 empleados.

ETIQUETAS:

El gigante de la alimentación en Canarias, Hiperdino, vuelve a ser propiedad de Hermanos Domínguez en una operación valorada en 70 millones de euros a la que se incorpora como socio inversor Javier Puga, exconsejero delegado de Superdiplo. Entre ambos, pasarán a controlar el 51% de la sociedad.


Las negociaciones duraron tres meses y concluyeron ayer con la firma del preacuerdo de compra con los representantes de los 26 bancos que ostentaban la titularidad de las acciones tras la salida de la sociedad británica Permira, en 2010.


Hiperdino tiene en Canarias una cuota en el mercado alimenticio y de distribución del 25%. En la actualidad, da empleo a 5.500 personas, posee 194 tiendas y factura 550 millones de euros, el 2,1% del PIB regional. La ejecución del preacuerdo está pendiente de obtener 20 millones de euros adicionales a los 50 millones ya concertados, donde el grupo pondrá en valor «un ambicioso plan estratégico con fuertes inversiones en precios».


El 80% de las marcas que vende, corresponde a fabricantes locales, mientras que solo un 20% son de línea blanca. Cada año, compra a los industriales canarios bienes por valor de 300 millones de euros, lo que representa más del 30% del negocio del los proveedores canarios.


Hiperdino fue creado hace 27 años por José Abraham y Andrés Domínguez, aunque el origen del grupo se remonta dos décadas atrás con la apertura de una pequeña tienda en la calle Pío Coronado, en Schamann, en Las Palmas, por los padres de ambos. Su gran éxito empresarial llegó en los noventa con una gestión basada en precios competitivos y en un servicio personalizado.


El gran salto como grupo inversor lo dan con la inauguración del centro comercial Las Arenas, el cuarto más visitado de España con 14 millones de clientes al año.


Hermanos Domínguez intengró con posterioridad al grupo Vista Capital, liderado por Banco Santander (en aquel momento BSCH), que pasó a denominarse Superdiplo. Fue el periodo de expansión a Marruecos y Andalucía con la marca Supersol. En 2000 Hiperdino fue adquirida por el grupo holandés Royal Ahold, por 1.500 millones de euros.   Ahold llegó a tener 616 tiendas con cerca de 15.000 empleados. En 2004 vendió el grupo a Permira por 700 millones y cambió la denominación por Dinosol Supermercados.


El estallido de la crisis en 2008 depreció el valor de Dinosol en el mercado español. Desde entonces, Permira negociaba su traspaso. En 2009 fichó a Javier Pérez de Leza como gerente para acometer la reestructuración de la firma. En 2010, Javier Puga, exconsejero delegado de Superdiplo, asume temporalmente la presidencia de Dinosol en sustitución de Luis Gil, pero opta después por ceder la transición de Dinosol a Pérez de Leza. En 2011, Permira llegó a un acuerdo con los bancos a los que adeudaba unos 500 millones para que asumieran la sociedad.