Gran Canaria tiene "estabilizados" todos los focos y el Cabildo destinará 300.000 euros en ayudas

31/07/2007

El estado del incendio en la isla de Gran Canaria, que ha afectado a más de 20.000 hectáreas de superficie empieza a permitir cierto opimismo. Fuentes del Cabildo han transmitido a ACN que todos los focos están "estabilizados", aunque se evita hablar de control dado el precedente del pasado domingo y a los bruscos cambios de viento que se producen.

Según el Cabildo insular, en este momento se consideran 'estabilizados' todos los focos del incendio en la isla de Gran Canaria, y la preocupación principal en la isla estriba en estos momentos solo en la parte alta de Fataga. A las seis de la tarde de hoy se cumplen exactamente cien horas del inicio del incendio en el Pinar de Pajonales.

Las condiciones meteorológicas permiten en estos momentos que las ocho aeronaves disponibles en la isla estén trabajando con el máximo ritmo posible para actuar en los frentes activos, pero la corporación insular no quiere aún precipitarse y anunciar el control del incendio. Sin embargo, desde el centro de control se insiste en que podría suceder lo mismo que el pasado domingo, que es que el fuego se reactivó con virulencia tras darse el incendio por controlado debido al fuerte aumento del viento.

El balance del incendio es, de todas formas, desolador, al haberse quemado en poco más de cuatro días cerca de 20.000 hectáreas, muchas de ellas con bosques de pino canario y de alto valor medioambiental por los endemismos canarios que contiene. Durante los incendios se han evacuado en la isla a más de 5.000 personas, y sólo ha habido dos heridos, uno de ellos leve y el otro grave, por un accidente de un camión militar que participaba en la extinción del incendio.

Importante ayuda del cabildo grancanario

El presidente del Cabildo grancanario, José Miguel Pérez, anunció hoy unas ayudas de 300.000 euros para las personas damnificadas por el fuego y expresó su preocupación por los frentes que siguen muy activos por si llegan al pinar de Tamadaba y al centro de comunicación del Pozo de las Nieves.

Estas serán las primeras ayudas, acordadas en un consejo de gobierno celebrado esta mañana, que contienen unas partidas mínimas por familia de 2.500 euros, en función del real decreto que las regula, y en el que también se decidió por unanimidad que el Cabildo se personara como acusación particular contra el vigilante forestal que se confesó autor del incendio, explicó Pérez.

Estas primeras ayudas están dirigidas especialmente a las personas cuyas viviendas se han visto afectadas por el fuego, agregó.

El presidente del Cabildo resaltó que la situación en la isla a causa del fuego declarado el pasado viernes es de "alto riesgo" y "extremadamente grave", pues nunca se ha vivido una situación como ésta, si bien destacó que los medios que se disponen para luchar contra el fuego, que ha quemado 10.000 hectáreas de monte, carecen de precedentes .

En cuanto a los frentes destacó que persisten focos muy "latentes" en la zona del Sequero, la zona más alta de San Bartolomé de Tirajana, para evitar ascienda al Pozo de las Nieves, donde se encuentra el "nudo" de comunicaciones más importante situado en pleno corazón de la isla y su zona más elevada.

El viento ayuda algo a contener el avance de este frente, señaló Pérez, pues no sopla en contra.

No obstante, destacó que las altas temperaturas persisten por encima de 40 grados y la humedad es del 5,5 por ciento, un índice "inédito" en la isla, si bien señaló que la previsión meteorológica es de que a partir de mañana descienda el calor.

Explicó que el frente situado en la zona de Fataga empieza a ser controlado por aire y por tierra.

Así mismo, manifestó que se teme por el frente de la zona de la presa de Siberio, porque podría afectar al municipio de Artenara y al pinar de Tamadaba.

Dijo que la situación en la zona de La Aldea de San Nicolás y Mogán ha mejorado, pero advirtió de que todo puede cambiar en cualquier momento.

Pidió prudencia a la población y que no se desplacen al interior de la isla, reiteró que la seguridad de las personas son la prioridad y expresó su solidaridad con la población de Tenerife, donde el perímetro del fuego abarca 13.000 hectáreas, así como con los de La Gomera, también afectados por los incendios.

En este sentido, recalcó que Canarias "está viviendo una situación sin precedentes" a causa de los incendios forestales.

Destacó la plena coordinación entre las distintas administraciones, así como el apoyo recibido por la sociedad civil y los ofrecimientos recibidos de las distintas organizaciones sociales y económicas para contribuir en la medida de sus posibilidades a paliar las pérdidas sufridas.

Indicó que el desalojo de las poblaciones iniciadas en la madrugada del pasado lunes obligaron a elevar el nivel de emergencia a 2, por lo que las competencias de coordinación recaen desde ayer en el Gobierno canario.