opinión

¡Gran Canaria, despierta!

30/08/2014

Gran Canaria pierde 15.000 camas turísticas en los últimos nueve años (prensa del 3 junio de 2014).
El año pasado Gran Canaria batió records de visitantes  -3.400.000 (aún lejos de los casi 5 millones de Tenerife).
Este año las cosas van incluso mejor, y entre enero y julio de 2014 hemos recibido 205.000 turistas más que en igual periodo del año pasado, pasando ya los 2 millones en estos meses.
En esas cifras de incremento destaco los 30.000 peninsulares más (Tenerife en igual periodo perdió 41.000 turistas nacionales). Esto es plena demostración del acierto de este Cabildo y su actual grupo de gobierno, apostando por identificar más y mejor a Gran Canaria en el mercado peninsular (estand propio en Fitur, campaña de promoción, etc…)
Las subidas en mercados emergentes han sido espectaculares (130% más de franceses, 44% más de polacos y 30% más de italianos).
Los mercados tradicionales también crecen (20% más de alemanes; 5% más de nórdicos y 10% más de británicos).
Todo eso augura un año buenísimo.
Pero tenemos que mirar más allá, más lejos, en el horizonte.
Y partir de cifras reales de nuestra oferta turística.
La realidad es que Gran Canaria, en los últimos nueve años ha perdido 15.000 camas hoteleras y extrahoteleras. Ahora nos encontramos en torno a 130.000, y pese a que nuestro Plan Insular de Ordenación permite hasta 180.000  por la moratoria de la Ley de Mejora y Renovación Turística no podemos construir más hoteles, excepto de cinco estrellas, pese a la demanda formulada desde el Cabildo para que se levantara la prohibición. La iniciativa legislativa apoyada por 21 de los 29 consejeros del Cabildo (PP y Nueva Canarias si; CC y PSOE no) fue rechazada en el Parlamento por los grupos de CC y PSOE.
Un empresario amigo de Tenerife me ha contado la estrategia seguida por el Gobierno de Canarias en este tema e inspirada por Ashotel de Tenerife. Esta isla tiene más oferta en 5 estrellas; crecerá algo en ese segmento, pero si no es suficiente, se garantizan mejor la ocupación de sus 41.000 plazas en 4 estrellas, frente a las 25.000 de Gran Canaria, en esa categoría. A Gran Canaria se la condena a no crecer, solo a renovar, que es cambiar plazas obsoletas por nuevas. Así de claro. Así de triste.
Y algunos grancanarios tachándome de insularista y pleitista, ¡¡solo por defender Gran Canaria!!
Solo recibiendo un millón más de turistas cada año generaríamos 30.000 puestos de trabajos directos o indirectos. ¿Podemos perder esta posibilidad, con el paro que nos angustia?
¡Gran Canaria, despierta!