Gran Canaria celebrará el Día Mundial de las Aves de La Charca de Maspalomas

03/10/2009

La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) celebrará mañana el Día Mundial de las Aves en la Charca de Maspalomas para concienciar a la población local y turista de la necesidad de conservar los humedales costeros y de forma especial a una de sus aves más amenazadas, el chorlitejo patinegro.

Para ello, se facilitará información y se instalará un punto de observación de aves en el paseo de la Charca de Maspalomas, en San Bartolomé de Tirajana, y se efectuarán recorridos ornitológicos por la zona que permitirán conocer de cerca las aves de este enclave natural, su biología y ecología, según un comunicado de hecho público hoy por la SEO/Birdlife.

Este acto se une a los cientos de eventos que organiza "BirdLife International" en más de 30 países con sus organizaciones nacionales, y que van desde la observación de aves a excursiones, juegos para niños, actividades de anillamiento, conferencias, exposiciones, identificación de aves y encuentros lúdicos, entre otras muchas.

Desde hace más de diez meses, SEO/BirdLife con el patrocinio de la Obra Social de La Caja de Canarias, ha desarrollado una "intensa" campaña de conservación del chorlitejo patinegro y los ambientes acuáticos costeros del sur de la isla de Gran Canaria.

El objetivo ha sido reducir en lo posible todos aquellos factores que influyen negativamente sobre la especie y su hábitat, sobre todo en aquellos lugares costeros habitados por los chorlitejos así como en los núcleos urbanos circundantes, haciendo especial hincapié en períodos festivos y vacacionales.

El chorlitejo patinegro es un limícola, es decir, un ave que se alimenta en los limos y barros de las orillas de los humedales costeros, así como en salinas y playas, entre otros lugares.

En Gran Canaria sobrevive en unos pocos enclaves, como las salinas de Arinaga, la costa de Castillo del Romeral, el Sitio de Interés Científico de Juncalillo del Sur, la punta de Tarajalillo y la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas.

Aunque en el pasado se le encontraba de forma común desde la misma ciudad de Las Palmas hasta el mencionado enclave de Maspalomas, en la actualidad sobrevive un número muy reducido de parejas en estas pocas localidades, situación que lo ha llevado "al borde mismo de la desaparición en esta isla, al igual que ocurre en Tenerife".