Gracias por todos sus años de servicio

IBÓN S. ROSALES

El Ayuntamiento reconoció este lunes la labor de 72 funcionarios jubilados este año que dedicaron toda su vida al servicio municipal. De forma pionera y con la presencia del alcalde, el Castillo de la Luz acogió la entrega de diplomas donde hubo hasta lágrimas de emoción.

«AAhora procuren divertirse, descansar, estar con sus amigos pero sobre todo vivan y disfruten en paz. Muchas gracias a todos por sus años de servicio municipal», estas fueron las palabras con las que el concejal de Recursos Humanos, Mario Regidor, se despidió de los trabajadores del Ayuntamiento jubilados en este 2016. Son 72 los funcionarios de los organismos autónomos y del mismo Consistorio los homenajeados ayer en el Castillo de la Luz aunque solo asistió una treintena. «Espero que este acto piloto sea aderezado con la recuperación del premio de jubilación, que está a punto de ser tramitado, y puedan disfrutar de él en los próximos días», dijo el alcalde, Augusto Hidalgo, sobre este primer reconocimiento oficial a los retirados. El premio es una compensación económica para los empleados que se jubilan y que se eliminó en el mandato anterior y supondrá, dependiendo los años dedicados, un plus entre 1.700 y 4.000 euros. En ocasiones, «la opinión pública considera que los funcionarios tienen un estatus de privilegio y atacan a la administración», denunció Hidalgo. «Es profundamente injusto, no solo porque para acceder se necesita una cualificación sino también las ganas, el ímpetu y el amor por el trabajo que se realiza», subrayó, defendiendo el trabajo del funcionariado. Entre aplausos, fotos y besos, Augusto Hidalgo, el concejal y la directora de Recursos Humanos, Mario Regidor y Mercedes Cejudo, entregaron los diplomas como símbolo de agradecimiento y deseo de buenaventura. «El acto ha sido precioso y se necesitaba. Significa que te valoran al final de tu trayectoria, te dan las gracias por todos esos años que hemos dedicado al ciudadano», admitió la recién jubilada María Elena García. Carmelo Batista se tuvo que jubilar debido a una incapacitación por problemas de salud pero nadie le quita los «30 años al frente del camión de recogida de basuras» y las historias que conlleva o haber vivido la implantación del reciclaje. La jubilación le ha supuesto al excomisario de la Policía Local, Zenón Sánchez, una magua grande porque él es de estar «en la alambrada y no viendo los tiros de lejos». Aun así, aprovechará para «devolver el tiempo quitado a la familia por el trabajo». Su compañero, el exjefe de la Policía Local, Javier Henríquez, afronta la jubilación con muchísimos planes, entre ellos aprender idiomas, disfrutar de la familia o disfrutar de largos, que no largas patrullas.