Gascan se desmantela en Gran Canaria y deja paso al Bolsín

13/07/2009

El negocio del gas en Gran Canaria dice definitivamente adiós. La empresa, Compañía Transportista de Gas de Canarias, desmenteló su estructura en la isla con el traslado del personal a Tenerife y la presidencia está vacante. El espacio sobre el debate energético lo ocupa ahora el Bolsín del petróleo del puerto.

Nueve años duró la aventura del gas en Gran Canaria. Atrás quedan ríos de tintas y acaloradas interpelaciones parlamentarias para llegar a la nada, a un camino a ninguna parte.

La empresa Gascan acaba de trasladar el personal a Tenerife, con la esperanza de que los trabajos de una década se vean materializados en el futuro puerto industrial de Granadilla. El presidente, Juan Miguel Sanjuán, presentó su dimisión, que fue aceptada por el consejo, y su sustituto está pendiente de ser designado. La sociedad es propiedad de inversores locales (con un 42% de los títulos), Endesa (47%) y Sodecan, la empresa pública del Gobierno con el 11% restante.

El fin del negocio del gas en Gran Canaria responde a las discrepancias que sus promotores han mantenido con el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Agüimes. La cancelación definitiva del proyecto, que contaba con una subvención de 50 millones de euros de la Unión Europea, ya se trasladó al Gobierno, que conoce los detalles de la operación, según fuentes oficiales, que declinaron valorar ayer el nuevo rumbo de Gascan.

Por otro lado, el Puerto de Las Palmas, conocedor de la marcha de Gascan, anunció que intensificará las gestiones para la creación del Bolsín en Gran Canaria.

En este sentido, la Autoridad Portuaria que preside Javier Sánchez Simón prevé entrevistarse con las autoridades de la Mancomunidad del Sureste con el fin de concretar acuerdos para el uso del suelo como futuro almacén de crudo, tal y como informó ayer este periódico.

El Puerto ha aceptado la oferta de Addax para la instalaciones de depósitos de combustibles, mientras que la familia Esquível, accionista de Opcsa, también está en alianza con una firma alemana para implantarse en el mismo negocio del crudo. Existe incluso una tercera oferta pendiente de que el trámite de información pública revele su nombre. Fuentes oficiosas apuntan a una multinacional norteamericana.

El Puerto prevé ofrecer como principal referencia la consideración de hub (centro de redistribución) que le otorgará el Estado en virtud de los cambios introducidos en la nueva Ley de Puertos.

Con esta finalidad, el Puerto de Las Palmas disfrutaría de plenas competencias para jugar con las tarifas, renunciando incluso a los incrementos que deberá recoger el fondo de compensación.