Fruta para comer en el recreo

29/03/2016
ETIQUETAS:

Convertir el consumo diario de fruta en un hábito saludable es el objetivo del Plan de Frutas y Verduras que el Gobierno de Canarias puso ayer en marcha en 169 colegios de Infantil y Primaria de todo el Archipiélago y que se prolongará hasta final de curso. Más de 44.300 niños se benefician de esta acción comunitaria.

La red de escuelas promotoras de salud de Canarias, centros con alumnos de cuota cero, es decir, los que acuden gratuitamente al comedor, y aquellos colegios que lo han solicitado hasta sumar un total de 169 en todo el Archipiélago comenzaron ayer a recibir cajas de fruta fresca. Son las que cada año por estas fechas llegan a los centros de las Islas dentro del Plan de Frutas y Verduras puesto en marcha por la Unión Europea para promover el consumo de frutas y verduras entre la población infantil y, al tiempo, incentivar la producción local. Canarias se sumó en 2009 a esta iniciativa comunitaria, pero no ha sido hasta ahora que llegará a tantos niños ni durante tanto tiempo, tres meses.

Salud Pública, el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) y la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa hacen posible de manera conjunta que más de 44.300 escolares coman una pieza de fruta a la hora del recreo al menos tres veces a la semanal. Cuando acabe la campaña, al finalizar el curso, se habrán comido entre todos 1,4 millones de kilos de frutas frescas de temporada producidas en Canarias. La idea es crear entre los más pequeños el hábito de consumir al menos una pieza de fruta al día (lo recomendable son cinco piezas diarias) y darles pautas para que conozcan la importancia de alimentarse bien para atajar problemas como la obesidad infantil que en Canarias, dijo ayer el director general de Salud Pública, Ricardo Redondas, está adquiriendo «dimensiones preocupantes».

El reparto de fruta, que hará la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR), se complementa con material didáctico tanto para los alumnos, como para los profesores y padres, que realizarán talleres para mejorar su conocimiento sobre frutas y verduras y sobre el beneficio de tener un hábito alimenticio sano y saludable.

Este año se han invertido más de 452.000  euros (el 90% financiado por la UE), pero, según el director del ICCA, José Díaz-Flores, la idea para el próximo curso es duplicar el número de centros y alumnos que se beneficien y, por tanto, la inversión.