Francisco Bethencourt: "LexNet trajo una cantidad de siniestros tremenda"

ANTONIO F. DE LA GÁNDARA

Es uno de los juristas más respetados y queridos en el foro de Vegueta. Fue decano de los procuradores palmenses durante ocho años, y desde el pasado 28 de mayo es el presidente de la Mutualidad de los Procuradores de los Tribunales de España.

¿Qué ventajas ofrece la Mutualidad frente a la Seguridad Social? En primer lugar, la cuota es un 20% más barata que la de la Seguridad Social, y en los primeros años no hay que pagar la totalidad. Hasta los cinco años se va pagando una pequeña cantidad, y paulatinamente va subiendo hasta cubrir ese 80% de lo que serían las cuotas de la Seguridad Social.

¿Es la única ventaja? No, damos muchas cosas más. Por fallecimiento, le damos 100.000 euros a los herederos...

Un pastón, que se dice. Hombre, cuando ocurre esa desgracia, un alivio tremendo...

¿Cuántos años hay que estar cotizando para eso? Basta estar al día en las cuotas.

La administración o la Seguridad Social , que no olvidemos que es la competencia, ¿les ve como colaboradores o como enemigos? Nos llevamos muy bien con la Dirección General de Seguros, que es nuestro controlador, por llamarlo de alguna forma. Y cada día los controles son más exhaustivos. Antes teníamos la calificación de solvencia uno, ahora hemos pasado a un grado más alto, solvencia dos. Esto viene de la Unión Europea, y los controles son más exhaustivos. Vamos, que una agencia de calificación tipo Standard &Poor´s les ha dado un sobresaliente, ¿no? Sí... para entrar en solvencia dos, te dan cinco años de plazo. Nosotros presentamos la solicitud para acogernos a tres años, porque teníamos que adaptar el sistema informático, y la Dirección General de Seguros nos dijo: No, ustedes entran ahora mismo, porque tienen una solvencia del 360%, cuando la exigencia es del 100%

¿En qué han invertido para tener esa solvencia? Vamos a empezar a diversificar, invirtiendo en el mercado inmobiliario. Donde hemos invertido tradicionalmente ha sido en bonos de comunidades autónomas y del Estado, también en alguna empresa importante, solvente. Para que se de cuenta de si nuestras inversiones están mal o bien, le diré que la Mutualidad en los últimos cuatro años ha tenido un beneficio de 86 millones de euros, de provisiones matemáticas, De esa cantidad hemos obtenido un 5% de beneficios, de rentabilidad, y eso nos ha supuesto un excedente de 24 millones de euros. Es lo que nos permitió pasar al solvencia dos. Y nuestro fondo mutual, que es como el capital social, no es baladí, son tres millones de euros.

¿Por qué han creado una Correduría de seguros? Las corredurías se crean porque a la Mutualidad lo único solidario que le queda es el Fondo Social, una cantidad que aportan los compañeros que quieren, no es obligatorio, para tener un fondo para mejorar las viudedades, las jubilaciones, para ayudar a algún compañero cuando tuviera un problema. Y como cada día la gente va siendo menos solidaria, nos dimos cuenta de que el Fondo Social iba a llegar un momento en el que se iba a quedar sin dinero, y se nos ocurrió crear la Correduría. Todos los beneficios los consejeros no cobran nada, solamente cobran los empleados, van al Fondo Social, para poder dar, cuantas más prestaciones, mucho mejor.

¿También les renta? Se autorizó en diciembre de 2012 y se puso en funcionamiento a mediados de 2013. Nos dijeron que íbamos a tardar unos cinco años en dar beneficios, pero la cosa ha marchado tan bien que en 2015 dejó beneficios, no mucha cantidad, pero fueron 13.000 euros, y este año suponemos que va a dejar unos 50.000.

¿Cómo han acogido LexNet? LexNet se puso en marcha de forma precipitada. Nosotros vivimos de los plazos, y si se te cae el sistema te vuelves loco. Ocurre que la Correduría está contratando con las compañías de seguros las pólizas de responsabilidad civil. Antes de LexNet, los siniestros que teníamos eran casi nulos, poquísimos, pero desde que entró en vigor en enero han surgido una cantidad de siniestros tremenda. Y las compañías de seguros atienden los siniestro, pero, claro, ahora ya están poniendo reparos. Hay compañías que ya te dicen: oye, a este colegio ya no lo voy a renovar, tiene una siniestralidad tan grande que no puedo. Claro, ellos pueden perder dinero algún año, pero no todos los años.