Final europea para el Herbalife antes de encarar el derbi y la Copa

Óscar Hernández Romano
ÓSCAR HERNÁNDEZ ROMANO

A pesar de la cercanía del derbi ante el sorprenderte Iberostar Tenerife y de la Copa del Rey en Vitoria, el Herbalife tiene puesto todos sus sentidos en la final de mañana ante el Montakit Fuenlabrada. El que gane jugará los cuartos de final de la Eurocopa; el que pierda quedará eliminado. Todo o nada a un partido. Una final con el premio de los cuartos de en juego. El derbi (sábado, 17.30 horas en La Laguna) y la Copa del Rey (del 16 al 19 de este mes en Vitoria) pueden y deben esperar para un Granca que desde ayer comenzó a preparar su partido ante un Fuenlabrada, siempre en teoría, inferior en rotación y por lo tanto en potencial, pero que jugará sin duda el que es su partido más importante de lo que va de curso. Un rival del que no debe fiarse el Herbalife y que le ganó en el duelo de la ida (85-75), derrota suficiente para tener en cuenta a un Fuenlabrada con muy poco que perder, por eso de no ser favorito y jugar a domicilio, y muchísimo que ganar, justo lo que lo hace más peligroso. Precisamente aquel triunfo madrileño le vale a la escuadra que entrena Jota Cuspinera para aspirar a meterse en los cuartos de final. Con la primera plaza ya del grupo adjudicada para el potente Lokomotiv Kuban ruso y el UCAM Murcia eliminado, la última jornada del Last 16 del torneo europeo solo tiene sentido para grancanarios y madrileños. Y las cuentas son claras para ambos equipos: el que gane, da igual el resultado, seguirá vivo en la competición; el que pierde se despide de la misma. Por eso, en el entorno claretiano no se quiere oír hablar de otra cosa que no sea el partido de mañana en el Gran Canaria Arena. Ni el derbi canario más igualado de la historia de la ACB del próximo sábado en Tenerife, ni la cuenta atrás a la Copa del Rey debe despistar a un conjunto amarillo que antes de esas dos importantes cita tendrá que ratificar su condición de favorito ante el Fuenlabrada.