Fernández Caldas "resucita" con el melodrama 'La criada'

08/08/2010

Una historia que le perseguía desde la infancia y que durante años ha esperado su momento ha supuesto finalmente el regreso a la dirección del tinerfeño Javier Fernández Caldas. La actriz Silvia Marsó es la protagonista del cortometraje La criada, la nueva aventura del autor del largometraje La isla del infierno (1997).

Un lustro sin estrenar una nueva producción es una eternidad para un cineasta. Pero los cinco años que lleva el tinerfeño Javier Fernández Caldas fuera de la circulación no los ha pasado bajo el sol, sino dando vida en su estudio a varios proyectos. Uno de éstos, cuya idea primigenia le persigue desde su infancia, ya tiene vida gracias al cortometraje La criada, que hace unas semanas acabó de rodar .

La resurrección cinematográfica de Fernández Caldas viene de la mano de «un melodrama con ciertos tintes de humor», como él mismo califica esta producción que acaba de entregar con un primer montaje a Canarias Cultura en Red.

Maruca, una mujer de mediana edad que ha vivido casi toda su vida apartada del mundo en una mansión de la Orotava, donde trabajaba como sirvienta, protagoniza este cortometraje del autor de Olor a café (2005). Ahoga sus penas y su rutinaria existencia con la música del cantante Raphael, su ídolo. Pero de repente, toda su existencia cambia por un suceso inesperado y se ve obligada a sumergirse en la vida en sociedad, algo que desconoce.

El punto de partida de La criada viene de lejos, según confiesa el cineasta desde su casa en Tenerife. «Cuando yo era pequeño, mi abuela Matilde tenía varias personas internas en su casa que ejercían de criadas. Tenían una habitación, a la que se accedía por unas escaleras de caracol, decorada con fotos y póster de sus ídolos musicales, Diango y Raphael. Una de ellas, me flipaba y aquellos recuerdos siempre han rondado por mi cabeza», explica el cineasta.