In memoriam

Fallece Mari Saro Suárez, la hija del diputado Eduardo Suárez

ETIQUETAS:

María del Rosario Suárez Socorro -Mari Saro Suárez-, falleció el pasado 7 de mayo en Las Palmas de Gran Canaria víctima de un cáncer. Era hija de Eduardo Suárez Morales, diputado comunista por Las Palmas ejecutado el 6 de agosto de 1936, tras liderar la resistencia al golpe militar del general Franco en Gran Canaria.

Nacida en 1934, tenía solo dos años cuando mataron a su padre, y 15 cuando emigró de forma clandestina con su madre, Mª del Rosario, y su hermano, Eduardo, a Dakar, huyendo de la opresión de la dictadura. Lo habían intentado un año antes desde Tenerife y, en realidad, según recuerda su hija, Isabel Méndez Suárez, el propósito de la familia era llegar a Venezuela.

Tiempo después, en Senegal conoció a otro refugiado político canario, Juan Méndez Castro -fallecido en 1990-, con quien se casó y tuvo seis hijos, cinco varones e Isabel, que ha sido su gran compañera en estos últimos años.

En 1975, mese antes de la muerte de Franco, les aseguraron desde Canarias que podían regresar sin problemas y cumplieron el sueño de volver a las Islas.

Mari Saro tenía, además, otro sueño, según constata su hija: «reivindicar la figura de su padre». En 2005 madre e hija entraron en contacto con las primas Pino y Balbina Sosa, presidenta y vicepresidenta de la Asociación de la Memoria Histórica de Arucas, y comenzaron a trabajar para dar a conocer la figura de Eduardo Suárez Morales.

Desde entonces madre e hija se convirtieron en asiduas de cuantos actos se celebraban en Gran Canaria en memoria de las víctimas del franquismo y en 2009 presentaron el libro Eduardo Suárez Morales en el recuerdo. Una memoria recobrada (CCPC), escrito por su nieta.

«Este es el objetivo de mi vida», dijo entonces Mari Saro quien antes de morir supo que la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria había aprobado la instalación de una escultura de su padre en La Puntilla.

Según explicó ayer Isabel Méndez, el emplazamiento elegido está muy cerca del lugar donde José Suárez León, -padre de Eduardo Suárez Morales-, el primer maestro que se instaló en La Isleta, daba sus clases. «Mi abuelo estuvo dando clases con mi bisabuelo en ese lugar», recuerda hoy su nieta, que agrega que el diputado comunista también tendrá una calle en su ciudad.