Estudiar después de los 50

18/11/2008

Estudiantes después los cincuenta. La Universidad para el Mayor de La Palma inauguró su primer curso académico con 13 alumnos. Han decidido volver a las aulas para actualizar conocimientos, relacionarse o cumplir un sueño pendiente desde la juventud.

E l estudiante de mayor edad, de momento, porque la matrícula permanece abierta durante todo el curso, se llama Virgilio Brito, tiene 78 años y procede de Tijarafe. Nunca ha perdido el tiempo, y a estas alturas de su existencia quiere aprovecharlo al máximo. «En lo más íntimo de mi ser tengo una especie de venganza por no haber podido estudiar en mi juventud; no tuve entonces la oportunidad, y ahora que me la ofrecen, no voy a desaprovecharla», señaló.

Primaria. Virgilio recuerda que su maestro le estimulaba y cumplió muy bien la Primaria, aunque las circunstancias no le acompañaron. Este longevo alumno, de alma republicana, ha leído todo lo que ha caído en sus manos, y confiesa que siente «verdadera pasión» por la obra de Francisco Ayala.


La Universidad para el Mayor de La Palma, dependiente de la Universidad de La Laguna (ULL), es un proyecto que persigue, entre otros objetivos, «mejorar la calidad de vida de las personas mayores facilitándoles el acceso a los conocimientos propios de la universidad y de la cultura general». Este centro está dirigido a personas mayores de 50 años con o sin titulación académica. La enseñanzas constan de tres cursos que se ajustan al calendario de la ULL.
La profesora Victoria Eugenia Martín, docente de la Universidad de La Laguna, fue la encargada de impartir, en el aula Bajamar del Centro del Profesorado de Santa Cruz de La Palma, la primera clase del curso, que versó sobre Biodiversidad y Educación Ambiental. El primer día de clase fue especial, porque junto a los alumnos mayores asistieron también estudiantes del Ciclo de Atención Sociosanitaria del IES Alonso Pérez Díaz, junto a su profesora Lidia Ríos. «Tengo especial interés en que mis alumnos conozcan el funcionamiento de esta universidad, porque ellos, en el futuro, van a trabajar con mayores, y nada mejor que les enseñen este recurso de primera mano», explicó.