Estudian la mortalidad masiva de erizos de mar en Canarias y Madeira

04/07/2014
ETIQUETAS:

Investigadores de la Universidad de La Laguna estudian la mortalidad masiva de erizos de mar registrada en los archipiélagos de Madeira y Canarias, que se extendió a lo largo de más de 400 kilómetros y que es el primer caso de este tipo en la familia Diadematidae en el Atlántico oriental.

El estudio ha sido liderado por la investigadora Sabrina Clemente y el profesor José Carlos Hernández, del grupo de investigación en Biodiversidad, Ecología Marina y Conservación de la Universidad de La Laguna, señala el centro docente en un comunicado.

También participan en el estudio investigadores del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, el Interdisciplinary Centre of Marine and Environmental Research de Madeira (Portugal) y la Universidad de Madeira, y ha sido seleccionado como artículo destacado del mes por la revista científica Marine Ecology Progress Series.

Estos investigadores han analizado el episodio de mortalidad masiva del erizo de mar Diadema africanum y en el estudio se demuestra la relación de la mortalidad con la enfermedad producida por la bacteria patógena Vibrio algynoliticus.

"Este evento de mortalidad masiva de erizos se desencadenó por un aumento anormal de la temperatura del mar debido a los procesos de cambio climático que se están registrando en las dos regiones de estudio y que favorece la proliferación de bacterias patógenas", afirma Sabrina Clemente.

Los ejemplares enfermos mostraron un progresivo deterioro de la epidermis y del sistema vascular que terminó en necrosis, pérdida de púas y posterior fallecimiento.

Los autores afirman que la consecuencia inmediata de este fenómeno fue la reducción en torno a un 65 por ciento de las poblaciones de este erizo, conocido por su voraz actividad ramoneadora y capaz de comprometer seriamente las comunidades de algas que mantienen la producción de los ecosistemas marinos de ambos archipiélagos estudiados.

Las consecuencias de estos eventos de mortalidad de erizos, claves en el funcionamiento de los ecosistemas marinos, pueden llegar a ser dramáticas si ponen en peligro la perpetuación de la especie, apuntan los autores, tal y como ocurrió durante la década de los 80 en el Caribe.

En ese momento un congénere de la especie objeto de este estudio resultó "funcionalmente extinto" de los arrecifes coralinos de toda la región del Caribe, a consecuencia de una circunstancia de mortalidad masiva similar.

Los hallazgos de este estudio ponen de manifiesto que, si bien se trató de un evento único por su severidad y rápida capacidad de propagación a largas distancias, no comprometió el mantenimiento y posterior éxito reproductivo de las poblaciones del erizo en Madeira y Canarias.

Sin embargo, tal y como afirman los investigadores, "constituye una ventana al futuro del tipo de procesos que puede volverse cada vez más frecuentes, dado el progresivo calentamiento de los océanos a consecuencia del cambio climático global".