Juegos Paralímpicos 2008

Enhamed triplica el orgullo grancanario con un nuevo oro

En el domicilio grancanario de Enhamed Enhamed Mohamed Yahdih se respiraba ayer alegría por triplicado. Y no era para menos. El chico de oro, como ya lo apodan en los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008, se colgaba ayer su tercer oro al imponerse con solvencia en la prueba de los 100 metros libre S11.

Mi hermano es ganador y en todo lo que se propone va a fondo y lo prepara con bastante trabajo y exfuerzo. Ha dedicado muchísimo tiempo a la natación y ha dejado muchísimas cosas por ello. En el CAR (Centro de Alto Rendimiento de Madrid donde el nadador isleño lleva entrenando desde hace unos dos años) añora muchas cosas de aquí, pero para él la natación lo es todo», nos afirmaba ayer Sara, una de sus hermanas, en su domicilio grancanario.

La ambición de Enhamed parece venirle de familia. Aún le restan dos pruebas por disputar (100 espalda y 50 libres), y en su entorno familiar no descartan otra alegría. «Estamos más que contentos y queremos dos oros más», destaca Sara; mientras que su hermano Hamdi va incluso más allá: «Quiero que gane ocho oros», nos asevera con una sonrisa que delata su felicidad y orgullo por lo que ya ha logrado Enhamed en Pekín.

El Ghalia, la madre del joven nadador grancanario, quiso destacar la labor de los entrenadores de su hijo (tanto la de Ramón en los primeros años en Madrid, como la de Óliver, su preparador en el Club Natación Las Palmas). «Siempre le han ayudado mucho y le han enseñado bastante. Le han iniciado a realizar actividades que en un principio a él le parecían imposible», destaca.

El Ghalia también mostraba su ambición de cara a las dos pruebas que le restan a su hijo: «Es bastante ambicioso, creo que puede lograr alguna medalla más», nos afirma mientras nos delata que la ceguera de su hijo nunca ha sido un obstáculo para él: «Ya nació con problemas de vista, y luego tras ocho años, la perdió completamente. Dios cuando quita algo también te da. Él ve cosas que nosotros no vemos». «Siempre dice que no le gusta que le traten como alguien especial», dice su hermana. Pero en su caso lo es. Muy especial. Todo un campeón.

"Mantener la cabeza fría me ayudó mucho".

«Estoy muy contento, ha sido súper difícil. Antes de empezar tenía bastantes dudas, pero mantener la cabeza fría me ha ayudado mucho. En los últimos 50 metros me dije «hay que ganar como sea» y apreté los dientes», dijo el Enhamed Enhamed al salir de la piscina donde había logrado su tercer oro en los Paralímpicos de Pekín.

Tras hacer el giro en cabeza con un tiempo de 27.25, Enhamed acabó tocando la pared 1.61 segundos antes que Yang y 2.85 antes que el tercer clasificado, el polaco Grzegorz Polkowaki, lo que habla de su dominio en la pileta.

Enhamed, al que ya le apodan el chico de oro tras haber ganado también las pruebas de los 100 libres y los 100 mariposa, aspira aún a conseguir el oro en los 400 estilo, aunque asegura que no se puede comparar con Michael Phelps, al que muchos ya consideran el mejor deportista de la historia. «Los Paralímpicos tenemos un límite de pruebas», dijo Enhamed, que sabe que nunca podría disputar ochos oros. «Lo que Phelps hizo es muy complicado, pero si él lo ha conseguido, nosotros, con muchísimo esfuerzo también lo podemos lograr», concluyó.

De momento, el grancanario ha logrado un tres de tres, y le restan por nadar aún dos pruebas, la de 100 metros espalda y 50 libres. Pase lo que pase, Mohamed ya ha hecho historia.