Enfermería quiere por escrito el permiso para vacunar

14/10/2016
ETIQUETAS:

Los enfermeros no pueden administrar la vacuna de la gripe sin la prescripción de un médico. Lo  contrario sería una ilegalidad, según estipula el ordenamiento jurídico en vigor. El colectivo está en desacuerdo con el SCS sobre que la vacuna no es una prescripción médica, por lo que le reclama el permiso por escrito para poder vacunar.  

Los enfermeros conocen en profundidad el contenido del Real Decreto 954/2015 que regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano. «Es tajante, conciso y claro. Nos prohibe aplicar medicamentos sujetos a prescripción médica, lo que incluye a las vacunas», insistió este jueves el sindicato de enfermería SATSE Canarias. Por ello, las declaraciones de Ricardo Redondas, director de Salud Pública del Servicio Canario de Salud (SCS), el pasado lunes, en las que señaló que «las vacunas son un derecho de la ciudadanía, no una prescripción médica»  y que confiaba «en que los profesionales se impliquen en la campaña de vacunación y que los conflictos corporativos no afecten negativamente a la población», soliviantó a estos profesionales sanitarios.

Esta polémica coincide  con el arranque en pocos días de la campaña de la gripe, un hecho por el que Satse pide a Redondas que «solucione el problema autorizando por escrito al colectivo de enfermeros a vacunar sin previa firma del médico prescriptor». «No queremos que nos exponga a una situación de ilegalidad», solicita el sindicato.

Por ello, el colectivo reclama al SCS que «dicte una orden o autorización que diga que todos los médicos deben prescribir la vacuna o bien, un documento por escrito en el que ellos, como responsables sanitarios, asumen las consecuencias de la inseguridad jurídica por obligar a los enfermeros a vacunar sin prescripción previa».

Los enfermeros son conocedores de que parte de la actividad asistencial que realizan a diario está «en la línea de la ilegalidad. Por ejemplo, en pediatría. Vacunamos a los niños todo el año sin prescripción como exige una ley nacional. Y la ley no nos ampara. Tampoco, nuestro seguro de responsabilidad civil no nos cubriría si algún paciente nos denunciara». «No queremos prescribir ni suplantar la función médica, sino poder usar o indicar aquellos grupos de fármacos de prescripción médica relacionados con nuestro ejercicio profesional, como hacemos años», recuerda.

Dimisión. El Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas, presidido por Tensy Calero, por su parte, reclamó el pasado martes la «dimisión inmediata» para el director de Salud Pública, al considerar de «gravedad» que un cargo público de Sanidad ponga en evidencia su «desconocimiento de que España es un Estado de derecho, lo que supone el sometimiento pleno de todos, y particularmente de las administraciones públicas, a la ley».

«El SCS debe establecer los reglamentos y normas internas que permitan que los profesionales sanitarios puedan realizar su labor conforme al ordenamiento jurídico en vigor, y particularmente establecer el desarrollo de la actividad asistencial teniendo en cuenta las competencias de cada uno  conforme a dicho ordenamiento», sentenció.