En pie frente a Sanidad

01/12/2007

La coordinadora vecinal Por una sanidad digna y pública consiguió congregar ayer a unas 2.000 personas que recorrieron las calles de la capital grancanaria para «paralizar la privatización de este servicio», que según entienden, empeora cada día. Los organizadores aseguran que la lucha sólo está empezando.

No acudió tanta gente como esperaban los convocantes, pero según el portavoz del colectivo vecinal, José Alfaro, «suficiente para que la Consejería se de cuenta de que la ciudadanía está muy enfadada». Y lo está, según explicó, porque ve como la sanidad pública acumula deficiencias día a día. «La atención primaria es malísima, las listas de espera no dejan de crecer, y ahora quieren cerrar los servicios de urgencias», enumeraba.

A la llamada de esta coordinadora acudieron otras organizaciones como la Plataforma Enfermera Frente Alisio, que dejó de lado sus reivindicaciones salariales «para apoyar a la ciudadanía», decía su portavoz, Peter Rodríguez. También partidos como Izquierda Unida, en nombre del cual María Puig aseguraba que «se está pasando mucho dinero a la privada cuando hay muchos centros y servicios cerrados». También se mostraba en contra de que cierren las urgencias los sábados «porque son una necesidad vital para mucha gente».

Con más dureza se expresaba Rosi Cuba. Grancanaria y residente en Tenerife desde hace 30 años, acudió junto a una amplia representación de ciudadanos de la Isla vecina portando la esquela de su madre, quien, según asegura, murió por la mala atención que recibió. No sin antes pedirle, cuenta ella, que luchara «sin descanso por hacer realidad nuestros derechos frente a estos dirigentes políticos que tan desahuciados nos tienen». Frase que repartía impresa en octavillas entre los manifestantes, los cuales corearon consignas como «Paulino y Roldós, ninguno de los dos», «listas de espera, para la consejera» y «Gobierno canario, gobierno de los empresarios».

La coordinadora reclama, entre otras cosas, una atención primaria cercana, centros salud con urgencias, rayos X, análisis clínicos y las especialidades más demandadas. También un plan de choque para acabar con las listas de espera, consejos locales de salud con participación ciudadana y la paralización de todos los proyectos de privatización de servicios, así como el rescate de los gestionados por empresas privadas.

Entre sus propuestas está la creación de seis centros prehospitalarios, que servirían para aliviar la carga, según José del Toro, otroportavoz del colectivo.

Todo ello esperan poder decírselo a la consejera, Mercedes Roldós, la próxima semana, cuando se celebre la reunión que aplazaron el lunes. Pero si las cosas no cambian, amenazan con seguir «pataleando» hasta que lo hagan.