En la red se navega con cabeza

11/02/2015
ETIQUETAS:

Ya no vale con tener el ordenador en el salón de la casa para controlar a qué se conectan los adolescentes. Ahora es imposible ese control porque el acceso a redes sociales y a contenidos en Internet se hace a través de dispositivos móviles en cualquier lugar. Se trata conocer la red y ser cuidadosos.

Las tecnologías de la información y la comunicación, las TIC, son un elemento de desarrollo social y económico muy importante, pero también un arma de doble filo si no se valoran y enfrentan sus riesgos de manera adecuada. Los más vulnerables son los niños y adolescentes, los que han nacido en la era digital y para los que las redes sociales son un medio casi imprescindible para relacionarse.

Tomar precauciones como no exponer la intimidad en las redes sociales o comprobar que las amistades virtuales se corresponden con quienes dicen ser son algunos de los consejos contenidos en la campaña de difusión de la seguridad y el uso responsable de Internet de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (Aciisi).  

Pero la campaña, dirigida a jóvenes, padres y educadores, va mucho más allá de simples consejos. Pretende alertar, explicó ayer el director del Aciisi, Juan Ruiz Alzola, sobre «las prácticas de uso inseguro más habituales y sus consecuencias, caracterizándolas y sensibilizando sobre los efectos dramáticos de quienes las sufren». El asesoramiento y la formación está enfocada sobre todo a la seguridad en dispositivos móviles, porque «el modelo –advierte Ruiz Alzola– ha cambiado en unos pocos años y ya no vale con tener el ordenador en un lugar común de la vivienda para controlar qué miran o a qué juegan los niños y adolescentes; ahora el acceso a las redes sociales y a cualquier contenido de Internet se hace a través del móvil o la tableta en cualquier lugar», dice.

Vídeos. Además de charlas y talleres presenciales y virtuales en colegios e institutos, la campaña, que forma parte del programa de Competencias Digitales de Canarias (Codecan), costa de 19 vídeos de entre dos y tres minutos de duración cada uno en los que se abordan cuestiones como la suplantación de identidad en Internet y redes sociales, la adicción al uso  las nuevas tecnologías o conceptos como el grooming, donde adultos se hacen pasar por jóvenes para llevar a cabo abusos sexuales en la red, el bulling, que es el acosos  entre iguales en la red, o el sexting, la exposición de contenidos sexuales explícitos en la red. Los vídeos están protagonizados por el experto en redes David Cortejoso y el cómico Aarón González y son una «forma divertida, pero muy didáctica y cuidada», dijo Ruiz Alzola, de «mostrar los peligros de las TIC sino se usan con cabeza». Se pueden encontrar en el portal www.viveinternet.es y se distribuirán a modo de pequeñas píldoras en las televisiones, en Tuenti, Twiitter o a través de Whatsapp.

Uno de los principales agujeros de seguridad está en las webcam (las cámaras de los ordenadores), porque hay sistemas de grabación de imágenes y sonidos sin que el propietario se entere, se denomina camfecting. Igualmente el uso inadecuado de las redes sociales entraña riesgos relacionadas casi siempre con la privacidad que, si bien la legislación cada vez es más garantista con los la información y datos personales, la gente es «muy despreocupada en el uso y puesta a disposición de su privacidad», dijo Ruiz Alzola, que recordó que «se puede hacer un perfil de cualquiera sólo haciéndole un seguimiento en la red». También advirtió del «uso primario» que se hace de las TIC, sin que interese qué sustenta su tecnología. Tampoco las empresas hacen un uso todo lo intensivo y productivo que pueden de la tecnología, dijo.