En Canarias hay más de 900 inmigrantes menores no acompañados

25/10/2006

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Marisa Zamora, dijo hoy que hay más de 900 inmigrantes menores no acompañados en las islas, lo que obligará a habilitar una partida de 13 millones de euros, y advirtió de que el archipiélago no puede convertirse "en la guardería de Africa"

Así lo manifestó la consejera en el Parlamento regional, donde compareció a petición del grupo de Coalición Canaria (CC), y en el que reclamó al Gobierno central "que se de más prisa" para distribuir a los menores en el resto de comunidades autónomas y, si hace falta, que flete aviones "y no los saque de cuatro en cuatro".

Marisa Zamora dijo que el Gobierno de Canarias ha actuado en este ámbito "con prudencia, serenidad, eficacia y una tremenda responsabilidad, muy por encima de lo que es razonablemente justo y muy por encima de sus competencias".

Hasta principios de octubre había en los centros habilitados para tal fin en Canarias 831 menores, pero a lo largo del mes se ha superado la cifra de 900, precisó la consejera, que señaló que hasta el momento el Gobierno central no ha procedido a la reagrupación familiar de ninguno de ellos.

Añadió también que sólo se han trasladado a otras comunidades autónomas 83 menores: cuatro a Aragón, tres a Cantabria, seis a Castilla-La Mancha, veinte a Cataluña, veintisiete a Extremadura y quince a Galicia.

Zamora recordó que el compromiso inicial fue el de derivar a otras regiones a 150 menores, y señaló que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales no ha asumido directamente la guardia y custodia de ningún menor extranjero no acompañado.

Precisó que como consecuencia de la llegada continua de inmigrantes ya en junio la red de acogida de menores de Canarias "se encontraba ampliamente sobrepasada", y detalló que en las islas hay 1.465 niños en acogimiento familiar y 911 en hogares institucionalizados.

Sin embargo, en sólo unos meses llegaron 700 menores inmigrantes, por lo que el equilibrio que buscan los programas de integración "hace ya muchos meses que es imposible".

Ello motivó que los cabildos pusiesen en marcha hasta ocho centros para menores extranjeros, cuya gestión fue asumida luego por el Gobierno de Canarias ante la situación "de emergencia".

De estos centros actualmente permanecen abiertos cinco y según dijo la consejera, es obvio que este despliegue ha supuesto "un tremendo sacrificio presupuestario", pues al acondicionamiento de los establecimientos hay que sumar las transferencias a los cabildos, el pago de los traslados y el coste de la dieta diaria de cada niño, que asciende a 52 euros.