Emisiones anómalas de dióxido de carbono, preludio de la reactivación del volcán de El Hierro

26/08/2014

La revista internacional 'Journal of Geophysical Research' acogerá la publicación de un trabajo realizado por el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) que afirma que la detección de emisiones anómalas de dióxido de carbono (CO2) en el ambiente superficial en El Hierro fueron el preludio del reciente proceso de reactivación magmática y la erupción submarina al sur de La Restinga.

  En esta publicación no sólo se demuestra la detección de emisiones anómalas de dióxido de carbono casi dos semanas antes del inicio de la erupción submarina de El Hierro, así como antes del periodo de mayor energía sísmica liberada durante el proceso eruptivo, sino también el registro de emisiones anómalas de CO2 y cambios de tendencia de este tipo de emanaciones difusas en el edificio volcánico insular varios años antes del inicio de la actividad sísmica, en julio de 2011.

  El análisis de la evolución temporal de la emisión difusa de dióxido de carbono por el edificio volcánico insular de El Hierro desde 1998 refleja que la tasa de emisión normal o de fondo en El Hierro presenta un rango de valores entre 181 y 930 toneladas diarias, con un valor medio de 422 toneladas diarias.

  En las campañas científicas realizadas en el 2004 y 2006 se registran en El Hierro tasas de emisión de dióxido de carbono (CO2) que superaron el valor superior del rango considerado normal para la isla del Meridiano, reflejando un proceso de inyección de fluidos magmáticos bajo el edificio volcánico insular, informa el Cabildo de Tenerife en una nota.

  Además de estos registros geoquímicos, se observa un cambio de tendencia en la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) muy significativo entre el periodo 2004-2009 (descendente) y el periodo 2009-2010 (ascendente) que, conjuntamente con los valores picos registrados en el 2004 y 2006 (valores por encima del rango superior), se consideran señales geoquímicas precursoras del proceso de reactivación volcánica en El Hierro.

  Estas observaciones anómalas son coherentes con el registro de desplazamientos significativos en la primera estación GPS instrumental permanente ubicada en El Hierro por el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) desde 2004.

  A partir de julio de 2011 se intensificaron las campañas científicas sobre emisión difusa de CO2 en El Hierro. Cada una de ellas implica la realización de centenares de medidas de flujo difuso de dióxido de carbono distribuidas por todo el edificio volcánico insular siguiendo criterios volcano-estructurales y de accesibilidad.

  Del 29 de septiembre al 12 de octubre se registra un incremento muy significativo en la tasa de emisión a escala insular de 350 a 991 toneladas diarias, una clara señal geoquímica del preludio de la erupción submarina de El Hierro.

  El registro de este rápido incremento en la tasa de emisión de dióxido de carbono a escala insular ocurría al mismo tiempo que se detectaba un ascenso muy significativo de emisión de gases en la primera estación geoquímica instrumental permanente ubicada en El Hierro por el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) desde el 2003.

  Ambas señales geoquímicas registradas a escala insular y en el punto de localización de la estación geoquímica confirman que el ascenso de magma y su asociado proceso de desgasificación se inició antes del terremoto de mayor magnitud (M=4,3) registrado en El Hierro antes del inicio de la erupción submarina.

Alerta temprana

  Del 24 de octubre al 27 de noviembre se registra posteriormente otro incremento muy significativo en la emisión de dióxido de carbono (CO2) a escala insular alcanzando un valor pico de 2.398 toneladas diarias. El registro del inicio de este incremento en la tasa de emisión tiene lugar antes del periodo de mayor energía sísmica liberada durante el proceso eruptivo submarino.

  Los resultados reflejados en esta publicación científica demuestran que el uso combinado de campañas científicas periódicas sobre emisión difusa de CO2 en la superficie de un edifico volcánico insular, con el registro continuo de este parámetro a través de estaciones geoquímicas instrumentales permanentes localizadas en determinados puntos de observación del sistema volcánico insular, proporcionan una información importante para optimizar el sistema de alerta temprana de erupciones volcánicas, así como para comprender la evolución del proceso eruptivo, inclusive en una situación como la de una erupción submarina.