El verano adelanta a la primavera

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

El verano llegó este miércoles, de golpe, a Canarias, adelantándose incluso a la primavera. Los termómetros se han disparado por encima de los 30 grados y la calima, ya es perceptible en las costas, va a reducir la visibilidad a menos de dos kilómetros en casi toda Canarias. Los peores días serán, según la Aemet, este jueves y este viernes, pero este veranillo se mantendrá hasta el fin de semana. Si el lunes muchos no daban crédito a las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) relativa a la entrada desde el mismo martes de viento del este, con la consabida subida de las temperaturas y la entrada de calima, este miércoles no quedaban dudas de que el pronóstico se cumplía. Los termómetros ya superaban desde mediodía los 30 grados en muchos puntos del Archipiélago, los cielos prácticamente se despejaron por completo y el polvo en suspensión ya se dejaba notar. «El verano llegó de golpe, ¡y se adelantó a la primavera!», se comentaba aquí y allá. Y no era para menos, porque en puntos como Valleseco, en las medianías de Gran Canaria, donde hace apenas una semana los termómetros rondaban los 10 grados centígrados, este miércoles se superaron los 30 grados. En Arucas, Agüimes y en Telde también se superaron los 30 grados y en Teror se rozaron. En las medianías de Tenerife y en Fuerteventura y Lanzarote se superó ese umbral. La importante subida de las temperaturas en todas las Islas tuvo un registro que hasta a la propia Aemet le llamó la atención y fue en Santa Cruz de Tenerife, donde en dos horas, entre las ocho y las diez de la mañana, los termómetros subieron 8 grados. También la calima que ha arrastrado el flujo de viento del este y sureste, cálido y seco, predominantes ya desde este miércoles en prácticamente todo el Archipiélago, ha sido cada vez más perceptible hasta el punto de que desde este jueves al mediodía y hasta las doce de la noche del viernes la Aemet ha activado el aviso amarillo por polvo en suspensión en Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y El Hierro, el sur, este y oeste de Gran Canaria y Tenerife y toda La Palma excepto la cumbre. La Aemet prevé que en los próximos dos días las concentraciones de polvo en suspensión reduzcan la visibilidad de manera entre uno y dos kilómetros. De forma generalizada, la visibilidad se verá reducida a partir de los tres kilómetros. La situación se mantendrá hasta el fin de semana. El sábado, según Jesús Agüera, delegado de la Aemet en Canarias, los vientos alisios podrían volver a soplar, refrescando el ambiente y alejando la calima.