El único acertante de la última quiniela rompió el boleto y desconoce si podrá cobrarla

13/09/2007

La quiniela de fútbol puede cambiarle la vida para bien aunque también puede amargársela para siempre a un joven de Azuqueca de Henares (Guadalajara) que fue el único acertante de catorce resultados el pasado domingo, mientras que el pleno al 15 quedó desierto.

Este joven, cuya identidad no ha sido facilitada, pronosticó y acertó el triste empate de España en Islandia así como las victorias a domicilio del Eibar en Vigo o del Poli Ejido en Anoeta. Sin embargo, tanta pericia no le sirvió para cobrar el premio: 808.157,40 euros. 

Al acudir al despacho receptor donde selló la quiniela -un bar situado en la avenida de Vallehermoso, de Azuqueca de Henares- cometió el imperdonable error de romper el boleto y quedarse solamente con el resguardo de la máquina que certificaba sus catorce aciertos.

Cuando quiso cobrar esta respetable cantidad en la delegación del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE) le pidieron el boleto que previamente había roto y arrojado a una papelera del bar. "Él vino otro día pero la basura ya la habíamos tirado. Así que ahora lo único que le queda es el resguardo que sale de la máquina y espero que con eso se lo paguen", relata José Ramón, encargado del despacho de loterías y apuestas del Estado de este establecimiento.

 

El "afortunado" acertante tiene que demostrar ahora ante el ONLAE que él era el apostante de la desaparecida quiniela con todos los datos que pueda aportar. José Ramón será su principal testigo.