El TSJC eleva a 12 años y medio la condena por el homicidio de Casa Pastores

EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha decidido elevar a doce años y medio la condena de diez años de cárcel que la Audiencia de Las Palmas había impuesto por homicidio al joven que mató a otro de dos puñaladas en Casa Pastores (Gran Canaria) el 17 de junio de 2009.

El Jurado que juzgó este caso declaró probado en Keith P.P. apuñaló en una pelea a Eulogio García Bolaños, excompañero sentimental de su novia, con el que mantenía malas relaciones.

Su veredicto señalaba que, iniciada la pelea, el procesado cogió un cuchillo de la tienda de su madre y asestó dos cuchilladas a su rival: la primera al abdomen y la segunda al corazón.

Keith P.P. se entregó inmediatamente a la Guardia Civil, se confesó autor de los hechos y, ya durante el juicio, defendió que él no tuvo en ningún momento la intención de matar a Eulogio García Bolaños, sino simplemente de herirle para defenderse.

Al dictar sentencia, la Audiencia de Las Palmas consideró acreditado que el procesado, si no quiso directamente la muerte de su adversario en esa pelea, tuvo que ser consciente de las consecuencias que podían tener sus actos, porque empleó un cuchillo y dirigió una de sus dos puñaladas hacia el corazón.

La Sala de lo Penal del TSJC corrige ahora a la Audiencia porque considera que erró al interpretar que el acusado no tenía intención directa de matar y también se equivocó al no aplicar la agravante de superioridad.

Sobre lo primero, la Sala recuerda que el propio veredicto del Jurado determina que el acusado cogió el cuchillo "con la intención de acabar con la vida de Eulogio" y subraya, además, que esa voluntad es coherente con los lugares a los que dirigió sus dos puñaladas: el flanco izquierdo del abdomen y el corazón.

Respecto al segundo asunto, el TSJC considera que del propio veredicto se desprende una "evidente desproporción y un importante desequilibrio de fuerza a favor de la parte agresora, de la que el acusado se aprovechó conscientemente".

Recuerda, en este sentido, que Keith P.P. "no se limita a golpear o a defenderse" del joven con la que se estaba peleando, "sino que, de forma voluntaria y consciente, va a buscar un arma y después ataca con ella a la víctima".

Por ese motivo, estima parcialmente el recurso interpuesto por los padres de la víctima y eleva la condena que corresponde al procesado en dos años y medio respecto a lo inicialmente fijado por la Audiencia Provincial.