El TSJC anula el contrato de mobiliario del gobierno

19/09/2007

El Tribunal Superior ha anulado la resolución del Gobierno canario que en 2005 adjudicó el contrato de suministro de mobiliario para las oficinas de la Comunidad Autónoma en las dos provincias por 1,7 millones. La Sala aprecia «graves irregularidades».

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias notificó el pasado martes a las partes la sentencia que anula la resolución del director general de Patrimonio y Contratación que el 24 de agosto de 2005 acordó adjudicar a la empresa Samper Croisier un contrato por valor de 1.750.000 euros para el suministro de mobiliario y equipamiento de oficina con destino a las nuevas sedes oficiales del Gobierno autónomo en Las Palmas de Gran Canaria y en Santa Cruz de Tenerife.

La Sala estima el recurso presentado por la entidad Arturo Martínez Sierra S.L. al apreciar «irregularidades de una acentuada gravedad» en la adjudicación del contrato y lo anula, declarando el derecho de la empresa recurrente «a ser adjudicataria del contrato de suministro».

En el plano formal, la decisión del Tribunal Superior implica que, de adquirir firmeza la sentencia, el Gobierno de Canarias tendrá que retirar de sus sedes todo el mobiliario que contrató en 2005 con Samper y dotar sus dependencias con los muebles que le suministre Martínez Serra. Y este complicado proceso se produce porque, a pesar de que el TSJC ya había paralizado cautelarmente el contrato en el pasado mes de enero ?ver CANARIAS7 de 12 de enero de 2006? el ejecutivo siguió adelante con el suministro y ejecutó la mayor parte del contrato.

A pesar de que Martínez Serra denunció en su recurso todo un rosario de supuestas irregularidades, la Sala considera suficiente la primera alegación al apreciar una «indebida actuación» tanto de la mesa de contratación como del informe técnico y de la posterior resolución adjudicataria. «No es necesario examinar las restantes irregularidades», expone el tribunal.