El techo turístico, un debate de sostenibilidad

Canarias puede permitirse seguir elevando un techo turístico que alcanzó la categoría de rascacielos en 2011, cuando se alcanzaron los 12 millones de visitantes? La vieja pregunta la ha vuelto a sacar del cajón hace unos días la consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, Margarita Ramos, al preguntarse en voz alta, ante los medios, si habría que limitar la llegada de turistas para garantizar la sostenibilidad del Archipiélago.


Antes de responder, surge una cuestión previa: ¿cuál es el coste de los turistas en un territorio limitado y fragmentado como el insular? Los millones de turistas van y vienen constantemente: permanecen en el destino canario una media de nueve días. El pasado año sumaron un total de  98,5 millones de pernoctaciones en los establecimientos turísticos. Estas cifras vienen a decir que los 2 millones de residentes canarios conviven a diario con una media de 269.000 turistas que consumen recursos, pero que también generan unos importantísimos ingresos para Canarias.


En términos estadísticos, por tanto, la población turística supone el 12% del total de los habitantes del Archipiélago, pero aportan casi el 30% del producto interior bruto (PIB) regional, y dan empleo al 32% de la población activa de las Islas. El gasto total de los turistas en sus vacaciones en Canarias, incluido el desembolso en origen (básicamente en la compra del billete de avión y la estancia) y en el destino ascendió en 2011 a 10.119 millones de euros.