El STEC dice que peligra el trabajo de más de 3.000 docentes por los recortes

27/11/2012
ETIQUETAS:

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STEC) ha exigido este martes al Gobierno canario que muestre "con claridad los recortes salvajes" que teme que va a aplicar en Educación y que, a su juicio, ponen en peligro el trabajo de más de 3.000 docentes interinos y sustitutos.

El ajuste de 130 millones de euros anunciado en el capítulo de enseñanza de los presupuestos autonómicos para el año que viene apunta a una política que conduce a "un absoluto desmantelamiento de la educación pública", ha sostenido en declaraciones a Efe Silvia Rodríguez, dirigente del STEC, integrado en Intersindical Canaria.

Con sus palabras, la sindicalista ha querido salir al paso de las declaraciones del vicepresidente y responsable de Educación regional, José Miguel Pérez (PSOE), que ha dicho que el recorte no supondrá una disminución del número de profesores contratados, y del consejero de Presidencia del Gobierno, Francisco Hernández Spínola, al que ha acusado de "no decir claro qué piensan hacer de verdad".

Como prueba de sus críticas, Silvia Rodríguez ha aludido al hecho de que Hernández Spínola ha dado a los sindicatos una versión de la reducción de jornada y sueldo que el viernes anunció públicamente para 3.300 trabajadores de la Administración autonómica que se contradice con otras declaraciones que ha hecho luego en distintos medios de comunicación.

Y ha añadido que, con su actitud, el consejero "juega con la situación laboral y las condiciones de vida de miles de familias", por lo que ha reiterado la exigencia de que el Gobierno "dé la cara y reconozca la realidad de sus planes", que ha augurado que se basa en aplicar "despidos masivos de empleados públicos para ajustar sus cuentas".

Los "amenazados" por esos despidos en la Consejería de Educación serán, en primer lugar, "hasta 3.200 interinos y sustitutos cuyo empleo peligra", ha dicho la representante del STEC, que ha matizado que, no obstante, "nadie está salvo del temor a que lo echen entre los trabajadores públicos canarios", al entender de su organización.

Y ha insistido en que, en el contexto al que ha aludido, "es de obligado cumplimiento que el Gobierno aclare de verdad cuáles son sus planes ante los sindicatos, porque el darles una información falsa o sesgada, como -a su juicio- está haciendo, va contra el derecho a la negociación colectiva y todos los derechos que amparan a los representantes de los trabajadores".