El secreto que une a los palmeros

14/07/2005

Llegó el jueves lustral. El día mágico de la Bajada de la Virgen. El secreto que une a los palmeros. La danza de los enanos. Un misterio. Y con novedades. Alonso Lugo, cabeza visible del emblemático número, afirma que este año habrá «un antes y un después».

H oy, jueves lustral, los 24 enanos que protagonizarán esta noche el número más emblemático de la Bajada de la Virgen se levantarán tarde, caminarán poco y permanecerán en posición horizontal o con los pies en alto el mayor tiempo posible. La alimentación será de ciclista. Es preciso ahorrar energías para un espectáculo en el que se pueden perder hasta seis kilos de peso. El cuerpo y el alma unidos. Por la Virgen.Alonso Lugo lleva toda su vida vinculado a los enanos, y desempeña en la actualidad el papel de enano mayor, el cabeza visible del mágico número lustral. Lugo, que mide dos metros, ha bailado en dos ocasiones y ahora se encarga de preparar a los danzantes. «Este año se van a ver unos nuevos enanos, nunca ha habido un control tan estricto del tono físico ni se había ensayado tanto tiempo», asegura, e insiste: «En esta edición, el que sepa de enanos, va a ver que son distintos: la coreografía, la vestimenta (están más guapos)... La gente no se lo espera». La renovación «nunca había sido tan profunda: han entrado doce enanos nuevos», dice.

Como novedades destaca que «van a estar los 24 enanos siempre fuera y el tiempo de polca será el doble». Además, tendrán que hacer dos nuevas funciones. En total, serán 14 representaciones, cinco en el recinto festivo y nueve en la calle. «Esperamos llegar a La Alameda sobre las 8.30 horas, después de la función de la Plaza de San Francisco, que se hace por primera vez». La letra, agrega, «es muy bonita y hará cómplices a todos los palmeros del secreto de los enanos».

nada de alcohol. Los 24 danzantes no toman alcohol desde la noche del pasado lunes, que asistieron al concierto de Carlinhos Brown. Tienen la sangre limpia y los ánimos por las nubes. Preparados para el sacrificio. «Saben que son unos privilegiados, que están representando a todos los palmeros; es un grupo humano muy importante y unido como una piña». Estos días, «quiero que estén relajados, que se quiten la presión y los nervios, que participen de los actos lustrales, y esta noche, que disfruten». Lugo concluye: «Por mucho que se diga y se cuente, nadie sabrá cómo son los enanos».