El Quijote maldito de Gilliam cabalgará por Fuerteventura

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

Han pasado 16 años desde que el cineasta Terry Gilliam emprendiera su primer intento de rodar su proyecto más esquivo; El hombre que mató a Don Quijote. Todo indica que, si nada se tuerce, la película maldita comenzará a filmarse en marzo en varias localizaciones de la Península y de Fuerteventura.

En unas semanas, Terry Gilliam tratará de cumplir su utopía particular: rodar su delirante visión de El Quijote en tierras españolas. Durante el mes de abril, Fuerteventura será uno de los escenarios de la nueva intentona del miembro de los Monty Python de hacer realidad su proyecto más acariciado: El hombre que mató a Don Quijote (The Man Who Killed Don Quixote). El hidalgo caballero y su escudero probablemente cabalgarán por la zona comprendida entre La Oliva, El Cotillo y Lajares. La filmación en la Isla, inicialmente prevista para el pasado octubre, se tuvo que retrasar por falta de financiación, alimentando nuevamente la leyenda sobre el malditismo de la película. Por lo pronto, a finales de marzo, el rodaje se localizará en tierras navarras. En concreto, en Gallipienzo y en el parque natural de las Bardenas Reales, justo donde, en el año 2000, tras una década trabajando en el proyecto Gilliam perdió el equipo técnico por unas inundaciones. Además de en Navarra y en Fuerteventura, la película se localizará en Lisboa y en Tomar, en Portugal, y en varios puntos de Castilla la Mancha. De hecho, el pueblo toledano de Almonacid será uno de los enclaves más importantes del proyecto, porque allí se construirán los decorados. Para esto se ha contratado a albañiles, carpinteros, pintores y fontaneros.

Protagonistas. Las últimas noticias sobre la película sitúan al también miembro de Monty Phyton, Michael Palin, encarnando a Don Quijote, si bien la base de datos IMDb ha asignado recientemente este papel a Jonathan Pryce, que ya trabajó con Gilliam en Brazil y en Las aventuras del barón Munchausen. Su compañero de aventuras será Adam Driver ( Paterson, Star Wars: El despertar de la fuerza). Driver dará vida a un joven, procedente del futuro, que será tomado por escudero.

FIJACIÓN. La obsesión de Gilliam por El Quijote nació en los años 60, tras recorrer España en una moto hasta que, finalmente, en Alicante, tuvo un encontronazo con la Guardia Civil por despedir a su maltrecha motocicleta en un espectacular ritual incendiario, según cuenta en sus memorias prepóstumas tituladas Gilliamismos.