El PSC acusa a Hacienda del caos

La diputada del Partido Socialista Canario (PSC) y exvicepresidenta del Gobierno, Patricia Hernández, aseguró que la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, «miente» con las factura de Sanidad y que lo hace para tapar el «caos» que provocó al decidir el cierre anticipado del Presupuesto de 2016.

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

En menos de 24 horas de que la consejera de Hacienda del Gobierno, Rosa Dávila, se armara de un «informe» para denunciar que los socialistas dejaron 241 millones en facturas impagadas, la exvicepresidenta, Patricia Hernández, la culpó de «mentir», pertrechada a su vez con cuadros y datos con los que demostrar que fue «el cierre anticipado del Presupuesto» lo que hizo incumplir el plazo medio del pago a proveedores.

Hernández subrayó que la «responsabilidad de que haya facturas sin pagar en Sanidad es únicamente de Rosa Dávila puesto que es ella quien tiene que cumplir con el periodo medio de pago a proveedores, incluso sin cierre presupuestario», añadió.

De cualquier modo, la presidenta del grupo parlamentario Socialista precisó que la decisión del cierre pasó por el Consejo de Gobierno, sin poder desvelar la posición de los consejeros socialistas, pero aseguró que «Coalición Canaria fue conocedora de las consecuencias» y que no se adoptó un acuerdo en aquella reunión del consejo.

La exvicepresidenta afirmó que Dávila se ha «inventado un escándalo para tapar el caos que provocó ella misma al cerrar de forma injusta e injustificada el Presupuesto de 2016», decisión que resultó ser un «castigo» para los canarios.

En este sentido, el portavoz del grupo del Partido Socialista Canario ( PSC), Iñaki Lavandera, dijo que fue una «orden de cierre equivocada, que sólo pretendía poner a los hombres de negro de Hacienda en Sanidad, ya que la Comunidad Autónoma tenía en esos momentos un superávit de 343 millones de euros en septiembre y 184 millones en octubre, según los datos del Ministerio de Hacienda.

Lavandera aseguró que los impagos aludidos por Dávila se refieren a «facturas sin respaldo presupuestario» que en 2014 representaron 145 millones, en 2015, unos 122 millones y en 2016 un total de 121 millones, de acuerdo con la certificación de la Intervención General de la Comunidad Autónoma.

Al respecto, Patricia Hernández amenazó con «sacar correos electrónicos si es menester» para demostrar que la Consejería de Sanidad que dirigió su compañero de partido, Jesús Morera, junto con la de Políticas Sociales exigió a Hacienda que abonara los «689 expedientes que se impidieron liquidar».